Sumando éxitos en su trayectoria por la industria de IT

Recientemente nombrado Director de Ventas en Ingram Micro, Ulises Sumarán, un claro ejemplo de que luchar por los sueños trae consigo las mayores recompensas de la vida. 01/08/14
 

Por: Ricardo González / Cristina Bravo

Proveniente de una familia cuyos orígenes son libaneses, pero mexicano de nacimiento, desde su apellido, este reconocido personaje de la industria de IT. Con un entorno cálido y unido, su infancia transcurrió de manera natural y tranquila.

Su padre montó en la ciudad de México un taller de torno donde él y sus hermanos ayudaban en algunas tareas y así le enseñó el valor del trabajo desde muy chico. Su madre, dedicada a la familia tomó las riendas del hogar cuando su padre enfermó y orgullosamente afirma gracias al trabajo de ella fue que tanto él como sus hermanos y hermanas pudieron tener una carrera profesional.

Desde su infancia comenzó también su gusto por el deporte. Practicó algunos como el béisbol, futbol americano y el soccer. “Yo vivía para eso. Salía de la escuela y me iba a entrenar cualquiera de estas tres disciplinas y también los fines de semana”, cuenta Ulises Sumarán. Durante el último año de bachillerato y por el ejemplo de algunos amigos, fue que se decidió por continuar sus estudios superiores en licenciatura en sistemas de computación administrativa y la cursó en la Universidad del Valle de México, pero el deporte lo llamaba.

Analizar y observar, son algunas de las cualidades que admira de la estrategia con que se desarrollan algunos deportes y así es como ha llevado ese gusto por disciplinas deportivas a su vida diaria y profesional. “Siempre he opinado que no importa qué tan bueno sea tu equipo, si tienes la estrategia correcta puedes ganar así el oponente sea muy superior a ti en recursos. Así en mi trabajo, me gusta observar y analizar para después poder aportar. Me gusta generar una estrategia en la que sacas lo mejor de cada uno de los integrantes de tu equipo colocándolo en la posición en la que puede hacer mejor las cosas”.

Su primer trabajo formal en una editorial (Publicaciones Cultural) fue lo que diera la pauta para ir sumando éxitos en su carrera profesional. Inició “desde abajo”, como auxiliar administrativo y fue escalando gracias a sus habilidades hasta llegar a gerente nacional de ventas. “Desde ahí me gustó mucho la parte de las ventas, duré siete años ahí. El gusto por las ventas es algo que siempre he tenido, me parece que lo hago bien y que tengo la empatía para poder cerrar negocios”.

Al término de la universidad, buscaba como todos los egresados, encontrar un trabajo en el que pudiera desempeñar los conocimientos adquiridos durante su licenciatura, buscando algo que se adecuara, las propuestas laborales tardaron un poco en llegar. Por referencia de uno de sus amigos que formaba parte de las filas del mayoristas, conoció la existencia del entonces Ingram – Decom. “Y vine (a Ingram Micro) a solicitar empleo, era para una coordinación de marca”, recuerda.

Mientras esperaba la llamada de Ingram, laboró un día en Televisa y un día más en AT&T, a donde había enviado curriculums con anterioridad, “ninguna de las dos empresas era lo que yo esperaba”. Pero como en el dicho coloquial “Si la montaña no va a ti, tú ve hacia la montaña”, volvió a comunicarse a las oficinas del mayorista donde obtuvo la oportunidad de ser entrevistado para una posición distinta para la que había concursado en un inicio “cuando vine a la entrevista había un puesto para ser ejecutivo de ventas de software educativo para universidades y pensé que era la combinación que estaba buscando: tengo experiencia en ventas, conozco de sistemas de cómputo, de informática y la empresa es de tecnología”. No había cumplido sus horas laborales en su primer día en AT&T cuando le llamaron de Ingram Micro para avisarle que había sido aceptado “Renuncié en mi primer día en AT&T y así empezó la historia aquí”.

Después de enriquecer y fortalecer la parte de software, le fue designado un nuevo reto: retail. “era un área donde Ingram Micro estaba conociendo el negocio y empecé a trabajar con ellos haciéndome cargo de ciertas cuentas y al paso de un año y medio me nombraron supervisor del área y así poco a poco fue cómo fui escalando posiciones”. Así es como Ulises Sumarán, suma ya una trayectoria de 20 exitosos años con el mayorista.

Su objetivo es ir aportando todos los días algo de lo que ha aprendido a lo largo de su trayectoria, “me gusta mucho esta empresa, mi trabajo, yo mantengo la ilusión como el primer día que llegué aquí y eso lo digo siempre, el día que no sienta el mismo entusiasmo de aprender y de aportar algo ese día me retiraré”, finaliza.