Cambios en las legislaciones acercan al canal al negocio de telefonía

01/08/14
 

Por: Reseller / Cyntia Martínez

A diferencia del negocio de cómputo, en movilidad existe la figura del operador móvil, cuyo poder para controlar el mercado varía dependiendo de las reglas de operación y normatividad de cada región.

En países como Brasil el mercado es abierto; alrededor del 60% de los equipos móviles se comercializan directamente en cadenas comerciales. No así el caso de México, en donde los operadores siguen controlando la distribución de los equipos. “Sin embrago esto irá cambiando con el tiempo. Todo dependerá de los operadores y gobiernos de cada país”, explicó el presidente para la división Mobility en América Latina de Ingram Micro, Carlos Lomniczi.

Aseguró que, como norma general, los países de la región han ido regulando la apertura de los mercados para que los teléfonos y smartphones se vendan cada vez más en puntos de venta como cadenas de retail. Equipos que el consumidor adquiere desbloqueados para darle mayor libertad de elección. Modelo en el que los operadores ofrecen el servicio y el retail, los equipos. “Los subsidios se han ido reduciendo y se van a ir eliminando de manera general. Con ello, retail y los resellers cobrarán relevancia en la venta del hardware”.

Aún así, subrayó la importancia de que los operadores continúen controlando el hardware que se conecta a las redes “pues el mal performance de los equipos puede dañarla. Los operadores no pueden salir por completo del mercado pues esto pondría en riesgo la calidad del servicio. Asimismo, frente a un mercado cerrado, la presión de caja de flujo para los operadores sería muy grande”.

Opinó que deberá existir un modelo mixto en donde el operador apruebe y supervise los equipos que se conectan a la red y que juegue un papel en la proveeduría del servicio, mientras que el canal provea los dispositivos. Manifestó que pese a hablar de convergencia tecnológica, hasta la fecha son pocos los resellers, integradores y VARs que se han involucrado en el negocio de movilidad monetizando la venta de las soluciones.

Ante este panorama, está desarrollando una propuesta de valor que para el segmento empresarial, la cual será presentada en un par de meses. Además de la venta del teléfono integrará una suite de soluciones de conectividad, seguridad, acceso restringido para empresas, entre otras. “Esta propuesta inicia con la venta de un dispositivo pero suma la inclusión de soluciones de software, además de planes de financiamiento, garantías extendidas, pólizas de seguro, de acuerdo a las necesidades específicas de cada cliente”.

Abundó en que será una oferta agnóstica a los operadores para que los usuarios elijan los prestadores de servicio que más convenga a sus intereses. “Trabajaremos con todos los operadores interesados y cada uno de estos presentará su propuesta de valor, pero el cliente será quien decidirá”, concluyó.