Evolución de los soportes legales

03/02/15
 

Basta con salir a la calle o visitar un centro comercial para encontramos con nuevas tecnologías, productos y servicios que nos resultan novedosos, o en su caso navegar en internet desde nuestras casas u oficinas para tener al alcance de un click acceso “ilimitado” a todas las nuevas tendencias que se presentan alrededor del mundo, encontrando como común denominador que estas nuevas tecnologías se encaminan principalmente a satisfacer nuestras necesidades y por ende hacer nuestras vidas “más fáciles”.

Ha resultado evidente que el hombre como ser evolutivo ha tenido una reacción rápida y adecuada ante estos avances, adaptando en su entorno todas y cada una de estas tendencias para aplicarlas en todos los ámbitos en los que las personas se desarrollan, uno de estos casos es el mundo de los negocios, mismo que ha incorporado y busca incorporar día a día todas y cada una de las tecnologías que le resulten necesarias y que le beneficien para hacer más eficiente la producción y/o comercialización de sus productos y servicios.

Sin embargo, resulta importante detenerse ante este cambio tan acelerado y analizar cómo es que como sujetos que intervenimos en los negocios nos adaptamos a estos cambios que pueden resultar tan drásticos, ya que en algunos pueden llegar a cambiar completa o parcialmente un modelo de negocios que anteriormente se utilizaba.

Uno de los aspectos que sin duda representa un reto es obtener el soporte legal necesario para la creación o implementación de un modelo de negocios, ya que al igual que la tecnología, resulta esencial detectar cual es soporte legal que mejor se adapta a nuestras necesidades, pues resulta ilógico e ineficiente seguir utilizando un mismo modelo cuando determinadas circunstancias dentro o fuera del mercado han cambiado.

Cambios como estos han sucedido históricamente en el derecho, cambiando los esquemas de negocios con nuevas figuras legales. Por mencionar algún ejemplo, se ha vuelto casi obsoleta la utilización del título de crédito denominado “letra de cambio”, mismo que por su naturaleza era utilizado para facilitar el comercio en distintas regiones, aun cuando continua previsto en nuestra Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, sin embargo, actualmente este tipo de documentos ya no resultan un soporte legal eficiente para el comercio internacional, hoy en día resulta más adecuado obligarse y negociar los términos y condiciones de un contrato a través de medios electrónicos, sin que esto implique que no se le brinde certeza y se limiten los derechos y obligaciones de los contratantes en cada operación que realicen.

Uno de los retos de llevar paralelamente una transición de un modelo de negocios o la implementación de uno nuevo y que este se encuentre debidamente soportado por una protección legal, es que estos no necesariamente representan el mismo beneficio inmediato, incluso brindar un soporte legal, puede llegar a ser visto como un obstáculo para un negocio que requiera ser cerrado en minutos, dificultando así que se tomen en cuenta los beneficios a corto y mediano plazo que se obtienen, al contar con un respaldo legal hecho a la medida de nuestras necesidades para soportar todas y cada una de las operaciones comerciales que se realicen, generando negocios duraderos, seguros y de calidad.

“Sé un punto de referencia de calidad, algunas personas no están acostumbradas a un ambiente donde la excelencia es aceptada”, Steve Jobs.

Artículo de colaboración

Autor: Antonio Zapata Vera

Shelley & Fiorentino Abogados

Contacto: azapata@s-f.com.mx