Evidenciando lo que todos sentimos

Editorial. Marzo 2015
 

Por: Ricardo González

Desde que las redes sociales se convirtieron en uno de los centros y motores principales de los debates cotidianos en todos los ámbitos y niveles, es cada vez más común -al menos uno diario- golpear los ojos con videos evidenciando la pobreza de valores y falta de criterio de servidores públicos corrompidos, ebrios en funciones, discursos absurdos tratando de defender robos, abuso de autoridad, trata de personas y hasta levantones de falda vulgares en una fiesta personal de proporciones sin parámetro como el último caso del flamante presidente municipal de la localidad de San Blas en Nayarit. Como este caso podemos hablar de cientos y la evidencia es cada vez más clara y lastimosa, sin embargo el hecho de que la tecnología brinde la oportunidad de masificar hechos reprobables no se traslada en casi ningún caso en la toma de acciones de ley, todo parece indicar que 'la quemada' social fuera el único castigo. Mientras tanto el país pierde millones de dólares por corrupción, la competitividad cae exponencialmente y la economía de las PyMEs se compromete hasta el cuello. Eso sí, todos compartiendo el video y reprobándolo en nuestro perfil de red social. Ya no se trata de hacer lo mejor en tu entorno, ya no es suficiente cuando las tripas están llenas, hoy se necesita más, mucho más.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor…