Cuando cumplir toma relevancia

03/03/15
 

En cumplimiento con las disposiciones fiscales mexicanas la mayoría de las personas morales presentarán durante este mes su declaración anual correspondiente al ejercicio fiscal 2014, en donde principalmente reportarán al Servicio de Administración Tributaria (SAT) si obtuvieron durante dicho ejercicio una utilidad o una pérdida en sus operaciones y en consecuencia se determine la base gravable sobre la cual se calculará el impuesto que se deba enterar, en relación con lo anterior, la legislación mercantil prevé que a más tardar dentro de los cuatro meses siguientes al cierre del ejercicio social las sociedades anónimas y cuando así se disponga para las sociedades de responsabilidad limitada, se celebre una Asamblea Anual de Accionistas o de Socios respectivamente, en donde entre otros puntos se aprueben los estados financieros correspondientes al ejercicio fiscal del año inmediato anterior, incluyendo el informe del administrador y comisario, siendo que para las sociedades de responsabilidad limitada solo aplicará en el caso que así lo dispongan los estatutos.

Parece evidente en cuanto a los momentos que la obligación fiscal es más relevante y da nacimiento a la obligación corporativa de las personas morales, más aún si estudiamos los efectos inmediatos del incumplimiento, entendiendo que al momento de incumplir con la presentación de la declaración anual correspondiente se generarán actualizaciones y recargos viéndose afectado su patrimonio, mientras que si una persona moral no celebra ninguna Asamblea desde su constitución y dentro de cinco o más años subsecuentes en términos de la legislación mercantil, puede continuar operando sin que sufra necesariamente alguna sanción que afecte su patrimonio, sin embargo los administradores sí pueden ser sujetos de acciones de responsabilidad en caso de que no convoquen a la celebración de dichas asambleas y no rindan sus informes sobre la administración de la sociedad, es por ello que se podrán preguntar cuándo toma relevancia dar cumplimiento a la obligaciones jurídico-corporativas de una persona moral en México.

La relevancia e importancia de tener al día sus obligaciones jurídico-corporativas son, entre otras las siguientes: tener informados a los accionistas o socios respecto de las finanzas y resultados de la sociedad, dar cumplimiento por parte del órgano de administración y del órgano de vigilancia a las obligaciones impuestas por la legislación aplicable, mantener una política de transparencia y buena administración de acuerdo a las buenas prácticas corporativas, mantener a la sociedad en cumplimiento de sus obligaciones jurídico-corporativas y estar en congruencia con el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Otros beneficios que toman relevancia al estar en cumplimiento o incumplimiento de las obligaciones jurídico-corporativas son los siguientes: determinar un precio conveniente al momento de una compra venta de acciones o partes sociales, viabilidad de inicio de acciones de responsabilidad contra el órgano de administración de la sociedad y capacidad de determinar cuándo se debe dar un reparto de utilidades o dividendos.

Por último y no menos importante, se debe tomar en cuenta para el cierre del ejercicio dentro de las obligaciones jurídico-corporativas considerar la apertura y actualización de los libros corporativos (libro de registro de acciones –socios-, de actas, de variaciones de capital y de resoluciones del consejo), la emisión de los certificados provisionales de acciones o de títulos de acciones por parte del órgano de administración y la emisión en caso de así preverse en los estatutos sociales, de los certificados de participación social para los socios de una sociedad de responsabilidad limitada.

Artículo de colaboración

Autores: Antonio Zapata Vera y Fernando Shelley Fiorentino

Shelley & Fiorentino Abogados

Contacto: azapata@s-f.com.mx