Dispositivos móviles, estar conectado siempre y en todo lugar

03/03/15
 

Por: Reseller / Cristina Bravo

Como bien sabemos la adopción de tecnología específicamente de dispositivos móviles está marcando un alza muy importante en los índices del mercado internacional.

El comercio es variado y actualmente hay una oferta diferenciada, desde equipos robustos que incluso superan las necesidades de un usuario hasta dispositivos asequibles que cumplen con funciones básicas de entregar tecnología a un consumidor inicial.

Desde smartphones, tablets, combinaciones de ambos como las llamadas phablets, los fabricantes y principales jugadores de este segmento de la electrónica de consumo han sabido dirigir sus esfuerzos en la innovación constante de su oferta de productos enfocándose en cada tipo de consumidor.

Para México, el panorama es alentador tanto para los fabricantes, distribuidores, carriers y operadores telefónicos, pues de acuerdo a un estudio de The Competitive Intelligence Unit que revela que en 2014 el mercado mexicano de telecomunicaciones alcanzó un total de 103.9e millones de líneas móviles, de las cuales 52.6 millones corresponden a aquellos usuarios que poseen un teléfono inteligente (Smartphone), es decir un equivalente a 50.6 por ciento del total, que por primera vez ha superado la cifra de adopción de los móviles básicos (Feature Phones).

Algunos otros estudios nos permiten conocer cuáles son los principales hábitos de los usuarios de dispositivos móviles entre ellas, las elementales de comunicación, entretenimiento, las sociales y hoy en incremento también el trabajo (teletrabajo, BYOD). Mucho se centra en la parte de entretenimiento, y es que los usuarios pasamos por lo menos un 50 por ciento del tiempo de uso del equipo escuchando música, navegando en redes sociales, en chats, etc.

Hoy, según los resultados del Estudio sobre los hábitos de los usuarios de internet en México 2014¸ son más de 51 millones los usuarios de internet, siendo los jóvenes de 19 a 34 años el mayor segmento en el perfil del internauta y son alrededor de cinco horas diarias las que dedican a esta actividad. Y aunque equipos de escritorio y laptops representaban el número uno y dos de la lista de principales dispositivos de conexión, los smartphones, tabletas y otros dispositivos móviles (principalmente consolas de juego) ya acaparaban una parte importante de dichos hábitos (49, 20 y 18 por ciento respectivamente).

Para los usuarios las principales características a tomar en cuenta a la hora de adquirir un Smartphone, -centrémonos en estos equipos-, puede ser los pixeles de la cámara, el almacenamiento, rendimiento y energía. Este último convirtiéndose en un elemento crucial para la comunicación diaria de los usuarios, pues en la era tecnológica en que vivimos la necesidad de mantenernos “conectados” es inminente.

Estar “conectados” no es solo cosa del WiFi, también es un tema de energía

En la era tecnológica en la que vivimos actualmente, en la que una gran mayoría contamos con al menos un dispositivo móvil (Smartphone, tablet, phablet…) y el uso de estos como una herramienta de comunicación y trabajo, nos obliga a mantenernos cerca de un conector para que la batería no se acabe y quedemos a la mitad de un proyecto o incomunicados.

Como usuarios “sufrimos” cuando el equipo comienza a disminuir la energía y estamos en camino a algún lugar por ejemplo y no contamos con los medios para poder “conectarnos”. Sin duda, se ha vuelto un tema importante para los consumidores el fijarnos muy bien qué tanto rendimiento ofrece el equipo y para los fabricantes también resulta hoy en día un tema focal a la hora de promocionar un nuevo dispositivo.

Ante este panorama algunas asociaciones radicadas en los Estados Unidos como Wireless Power Consortium (WPC), Power Matter Alliance (PMA) y Alliance 4 Wireless Power (A4WP) que engloban más de un centenar de compañías relacionadas con la tecnología, están impulsando fuertemente una nueva tendencia para resolver este tema. Y es que el que desde el fabricante se adopte la carga inalámbrica como un estándar, podría ayudar a resolver los problemas de rendimiento y eficiencia de energía de los equipos móviles.

En un comunicado difundido en febrero de este año, el consorcio afirmó que “están uniendo fuerzas para ofrecer mejores funciones y sistemas para la carga inalámbrica en diferentes equipos. Esto significa que pronto en restaurantes, aeropuertos, espacios públicos, autos y sitios privados, los consumidores quedarán libres de traer consigo sus cargadores”.

Hoy en día algunas otras marcas diferenciadas a los fabricantes de dispositivos móviles, reconocieron un importante negocio en crecimiento y hoy en el mercado ciertamente existe esta oferta de baterías externas (Power Bank) y cables para poder cargar el equipo en el automóvil, por ejemplo, incluso los comercios que habían comenzado a otorgar este valor agregado a sus usuarios al proveerles de baterías externas mientras se encontraban en el establecimiento, con la llegada de la carga inalámbrica como un estándar este nicho se vería sin duda afectado, reconocen los especialistas, y afirman que ahora el plus deberá ser la implementación de paneles o “pads” que permitan recargar los equipos de manera inalámbrica.

El cambio suena tal vez sencillo, pero los fabricantes, -como Samsung, Sony, LG, Apple y otras-, como principales jugadores de este mercado deberán incorporar cambios en el desarrollo de sus equipos para que puedan adaptarse a este tipo de recarga de forma ágil y sin accesorios complementarios.

El “adiós a los cables”, viene previéndose desde 2013 año en el que el incremento en el volumen de ventas de componentes para transmitir energía de modo inalámbrico tenía un valor de 216 millones de dólares (mdd) y las predicciones apuntan a que en 2018 subirá exponencialmente hasta superar los 8 mil millones de dólares, de acuerdo con un estudio de la firma de análisis financiero estadounidense IHS.

Los fabricantes que no son ajenos a este tema y con seguridad no les resulta del todo nueva esta necesidad de los usuarios, ya han comenzado a poner manos a la obra y 2015 se perfila para ser un año decisivo en la adopción de esta tendencia. Lo anunció la surcoreana Samsung en febrero a través de un comunicado difundido en su blog y firmado por Seho Park, ingeniero principal de la división de Samsung Electronics, “El año 2015 será decisivo para el crecimiento en la adopción de carga inalámbrica como un estándar de la industria, con equipos y con estaciones de carga que, poco a poco, comenzarán a aparecer en espacios públicos”.

Intel es otra de las marcas que podrían ser pioneras en este sentido, pues en su conferencia de desarrolladores del año pasado, mostró una tabla cuadrada que integra tecnología para cargar cualquier tipo de gadgets sin cables y en aquel momento, dijo para la prensa internacional, podría llegar en 2015.

Y aunque tanto Samsung como Intel podrían inaugurar esta tendencia mundial en 2015, Apple ya lleva un camino recorrido. En septiembre de 2013, el fabricante de Cupertino solicitó una patente a la Oficina de Patentes de Estados Unidos para carga inalámbrica. Un equipo que utiliza tecnología de resonancia magnética por proximidad, de acuerdo a información difundida por CNN.

Con expectativa esperaremos a los diversos eventos que como cada año las marca realizan para mostrar sus novedades en su portafolio de consumo, que veremos incorporada esta innovación que sin duda nos ayudará a “olvidarnos de los cables” y comenzar a disfrutar de una nueva experiencia de usuario.