¿Y dónde está Nepal?

Editorial. Mayo de 2015
 

Por: Ricardo González

En los últimos días la dolorosa tragedia del sismo de Nepal (28° 00' N y 84° 00’ E) y los gravísimos disturbios con tintes raciales ocurridos en Baltimore (Noreste estadounidense) han puesto en nuestro mapa mental estos dos lugares que simplemente aparecerían sólo un par de veces en nuestra vida si esto no hubiera ocurrido. Desde la lejanía de la enorme distancia que nos separa tanto física como culturalmente, sólo alcanzamos a apreciar y en el mejor de los casos tratar de entender el trasfondo de los hechos, ambos deleznables, uno por la venganza de la Pachamama y el otro por una sociedad a punto de fracturarse.

Mientras tanto en la cercanía de la distancia y nuestro propio entorno, vivimos un México en proceso de las que quizá sean las elecciones más ridículas de la historia, desconozco francamente la realidad de las campañas en otros países que pudiéramos considerar más atrasados que el nuestro, pero aquí la burla hacía la sociedad es abierta y ofensiva, nos preocupamos por Nepal, Baltimore y Somalia pero nunca nos ocupamos por informarnos, entender, debatir y desmenuzar la miseria de propuestas de los candidatos, que dicho sea de paso significan un gasto gigantesco y una herencia de contaminación sin precedentes, gracias a su necedad y ojos vendados de las autoridades que permiten campañas de papel, solvente, químicos y tintas antes que usar tecnología, si, esa que se puede medir, contamina mucho menos y permite replicarse una y millones de veces por el mismo costo.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor.