El comercio electrónico y el canal

Editorial. Julio de 2015
 

Por: Ricardo González

Con el lanzamiento a finales del mes pasado de Amazon para México y de la oleada incremental del comercio electrónico de tecnología, se vuelve de primer importancia para el canal de distribución tradicional la evaluación de las implicaciones que puede tener la venta en línea de artículos que no requieren especialización, tales como: discos externos, memorias, accesorios básicos, cables, audio y video de nivel de entrada, etc. Si bien es cierto que la idiosincrasia nacional permite que el trato humano y la compra en sitio sea la preferencia de una gran parte del mercado, también es cierto que existen mercados específicos y nuevas generaciones nacidas en la era digital con preferencias muy marcadas hacía la compra de artículos vía remota, comparando en línea marcas, capacidades y precios sin intervenir con ningún humano y mucho menos usar dinero de papel y metal.

La transformación sobre la forma de consumir tecnología no es un mito ni una premonición, se trata de un hecho tangible y sólo oculto a los ojos de los necios. La oferta de valor y servicio del distribuidor de tecnología deberá migrar forzosamente a una oferta consultiva que brinde experiencias de 360 grados al consumidor, sin ese valor, la venta de productos base pasarán a las bolsas electrónicas sin esperanza alguna para el negocio tradicional, ese que no ha dejado de ser noble y jugoso, sólo se desarrolló y como tal hay que entenderlo.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor...