Todo evoluciona, nada cambia y nunca vuelve a ser igual

Las megatendencias tecnológicas y la nueva forma de adopción y consumo de ellas, han replanteado el papel del canal de distribución. 03/08/15
 

Por: Ricardo González / Reseller Magazine

He llegado a considerar normal para todas las personas el sentir nuestro momento actual que somos maduros, expertos en tal o cual cosa, centrados y en nuestro momento justo de plenitud intelectual, no sé, ni pretendo hacer un estudio filosófico al respecto, pero lo que sí puedo afirmar es que cuando nos vemos en fotografías de hace 8 años por ejemplo, nos viene a la mente un sinnúmero de ideas sobre lo 'novatos' qué éramos y todo lo que nos faltaba por aprender para llegar a nuestra 'cúspide' actual, mismo hecho que se repetirá dentro de unos años y así sucesivamente hasta que la vejez nos brinde una perspectiva diferente de la vida y la propia muerte. Esto por otra parte no ocurre con la historia, ella no muere, por el contrario se reinventa a cada momento y termina difuminada en la pluma de quienes la escriben.

En esta ocasión que logramos llegar al puerto de las primeras cien ediciones de Reseller Magazine es imperativo para nosotros como medio el hacer un breve recorrido sobre lo que acontecía en abril de 2007 cuando el olor siempre mágico de la tinta y papel nuevos dieron luz a la primer edición. En ese entonces México tenía al segundo presidente de oposición en un ambiente revuelto por la legitimidad de su elección, el sureste mexicano se perdía en inundaciones terribles, Estados Unidos vivía una nueva y por demás sensible tragedia con el tiroteo y asesinato de estudiantes en Virgina Tech, Windows Vista se anunciaba como el mesías de los sistemas operativos, iPhone comenzaba la revolución del diseño de smartphones masificando el sistema táctil a niveles insospechados, mientras tanto aún existían las famosas Palm en sus últimas generaciones, esos dispositivos que estimo merecen un punto aparte en la historia.

Pertenecemos a la generación más privilegiada de todos los tiempos, la tecnología nos ha llevado a paraísos e infiernos antes ni siquiera soñados, la masificación de la información es sin lugar a dudas lo que nos marcará como vivos de estos tiempos. La tecnología ha venido a romper las barreras de comunicación y modificar la forma de entender esta y muchas otras industrias, por ejemplo la mercadotecnia, publicidad, medicina, legal, gastronómica, educativa y más. Hoy no se puede concebir un plan maestro de negocios sin por lo menos alguno de los aspectos de: comercio electrónico, redes sociales, cloud, movilidad, aplicaciones o el conjunto de todas ellas.

En este brevísimo espacio de tiempo en que han sucedido todos estos hechos, el canal de distribución ha tenido que replantear en todos los aspectos su papel dentro del juego, para nadie es secreto que la venta de cajas dejó de ser la mina de oro, pero esto no es un cambio de estrategia sencillo, un camaleón es una piedra comparado con lo que el canal de distribución ha tenido que hacer y que apenas marca el inicio de su evolución. Nuevos esquemas de venta, enfoque completo a soluciones, adaptación de las nuevas tendencias de vida a su negocio, muchísima mayor capacitación y consultoría, pero por sobre todo esto, considero que el mayor empuje se da en el progreso de mentalidad de ser un proveedor a una parte fundamental de las empresas de sus clientes. Tan sólo han pasado 8 años, la evolución de la tecnología ha sido vertiginosa pero con todo y eso, en el fondo nada ha cambiado.