Estrategias multicanal en la era digital, un mundo de oportunidades

01/06/16
 

Por: Reseller / Cristina Bravo

Hoy en día es cada vez mayor la posibilidad de vender productos o servicios a través de internet. Ya sea por redes sociales o web, los usuarios están más susceptibles y confiados de realizar una compra online, buscar proveedores, verificar su experiencia y credibilidad, contratar algún servicio, quejarse de alguna mala atención, despejar dudas, etcétera.

Hay una clara tendencia en ascenso de llevar los negocios hacia el modelo online, sin dejar de lado que las estrategias offline son igualmente importantes, sin embargo es fundamental una estrategia multicanal para que los objetivos de comunicación y ventas sean alcanzados, dependiendo por supuesto de cuáles sean éstas metas y el mercado (usuarios) al que se desea llegar.

Actualmente existe en el mercado una oferta interesante por parte de los fabricantes de tecnología quienes han desarrollado software -que continúan perfeccionando conforme evoluciona el mercado- que permite conocer los hábitos de consumo de los usuarios, generando información que se traduce en negocio. Una vez que sepamos sus preferencias (productos o servicios, temporalidad, medio de adquisición, etc.), más focalizada puede ser la estrategia y mucho más redituable. Esto solo por mencionar un ejemplo de la oferta y lo que se puede lograr.

El marketing y la tecnología son las nuevas herramientas clave y aquellos que sepan cómo emplearlas en conjunto ampliarán sus oportunidades de negocio viendo incrementales considerables en sus índices de crecimiento y penetración de mercado.

Como decíamos, conocer a nuestros clientes y los medios por los cuales “nos encuentran”, es apenas el primer y segundo escalón en la escalera hacia una estrategia de comunicación y ventas exitosa. Y aunque hoy se consideran a las redes sociales como las principales herramientas, estar presentes en todas ellas o enviar correos promocionales y/o informativos a los clientes a diestra y siniestra – hablando en materia de marketing digital-, no es precisamente el ideal, aunque algunos creen que “más es mejor”.

En ese sentido cabe hacer mención sobre los resultados del estudio anual de Hábitos de Uso de Internet en México de la AMIPCI 2016 en el que se destaca el acceso a redes sociales como la principal actividad online que realizan los usuarios en México (79%) y el envío y recepción de mails (70%) el segundo lugar, habiendo un 15,7% más de internautas navegando en internet (65 millones) por más de 7 horas diarias, con una concentración importante entre los usuarios que van desde los 13 hasta los 44 años, y especial foco en el segmento de 25 a 34 años.

El hogar es el principal espacio de conexión y a través de dispositivos móviles el segundo. La conexión WiFi –contratada- subió su índice y se colocó en el primer lugar (84%), los planes de datos contratados se quedan en segundo lugar con 27%.

Los tipos de terminales a través de las cuales se conectan los usuarios también resulta un dato interesante, que debe ser tomado en cuenta a la hora de implementar una estrategia de marketing digital. Los smartphones (77%) son el principal dispositivo móvil para navegar en internet (entre los usuarios masculinos de 19 a 34 años de edad), le siguen los equipos latptop con 69% y los desktop (50%, entre los usuarios de 25 a 44 años), las tabletas son el dispositivo ideal para el segmento a partir de 13 años, con un 45% de preferencia.

Hoy en día es fundamental, no sólo para los departamentos de marketing sino también para los de ventas y otras áreas, conocer estos datos y otras estadísticas sobre las preferencias de los consumidores, para saber cuáles serían las mejores herramientas para una estrategia multicanal exitosa y con un ROI (Retorno de Inversión) optimizado.

Sin duda, la sinergia entre las áreas de IT y Marketing, es pieza clave para negocios incrementales. La colaboración entre estos dos grupos de especialistas al interior de una compañía, no solo tendría mejoras para los procesos internos sino también hacia afuera. Ambos conocen sus alcances pero muchas de las ocasiones no saben lo que pueden lograr en conjunto. Por ejemplo, el área de IT puede estar al día de los programas, softwares o hardware más innovadores, y por su parte marketing sabría cómo sacar el mayor provecho de tal o cual programa, IT sabría cómo ponerlo en marcha (implementación técnica) y marketing la puesta a punto y definición de la estrategia. Así, ambos departamentos trabajando en un esquema de colaboración total y no de aislamiento individual, ayudarían a lograr con seguridad, más rápidamente y de manera optimizada, los objetivos de comunicación y venta -o según sea el caso-, de la empresa. Para que esto sea posible, deberá existir también una evolución desde las áreas directivas que logren visualizar este nuevo rol de cada una de las áreas.