Videocolaboración, la tecnología que desafía las barreras de la distancia

Anteriormente, se hablaba de herramientas de voz, mensajería y correo; ahora, se han añadido tecnologías disruptivas como el video el cual está teniendo mayor impacto para las compañías en su esquema Business to Consumer. Aunado a redes sociales, herramientas de movilidad y diferentes sistemas operativos para poderse conectar y colaborar en tiempo real. 02/08/16
 

Por: Reseller / Cyntia Martínez

Hoy, las organizaciones compiten en el mercado de una manera diferente a como lo hacían décadas atrás, transformando su manera de operar y comunicarse con la ayuda de la tecnología; fenómeno al que analistas denominan “Transformación digital”.

Parte fundamental de dicha evolución es la colaboración, pues las empresas se ocupan en mejorar la forma de comunicarse, tanto en el interior como con los clientes, proveedores y socios.

Asimismo, la telepresencia —como una tendencia de videocolaboración— era exclusiva para las grandes empresas y altos directivos al involucrar salas inmersivas de comunicación para interactuar con personas de otras localidades. Sin embargo, hoy en día se busca que el acceso sea menos selectivo, mostrándose un crecimiento en la “democratización” de la tecnología de videocolaboración, para que cada vez más usuarios accedan a ésta.

“Eso ha cambiado la perspectiva de las empresas pues hoy el foco es que estas herramientas sean cada vez más accesibles para el usuario. Por lo que las empresas ya no deben pensar en soluciones costosas que sólo serán ocupadas por un grupo de personas, sino aprovechar tendencias como BYOD, que permite que los usuarios puedan utilizar cualquier dispositivo, lo que ha favorecido en un crecimiento exponencial, no en número de salas activas, pero sí en empresas de diferentes tamaños que están integrando el video como para de su solución de colaboración”, añadió el arquitecto de soluciones en Avaya, Víctor Palomo.

En este sentido, la tecnología de videocolaboración se masificó volviéndose asequible para todo tipo y tamaño de organizaciones gracias a tendencias como la nube, por lo que hoy en día, la PyME puede disfrutar de sus beneficios con solo pagar una renta mensual y sin invertir en costosas infraestructuras.

El Gerente de Producto de Colaboración en Comstor México, Gerardo Flores, opinó que pese al crecimiento en la adopción de estas soluciones gracias a la nube, el modelo on-premises prevalecerá al existir sectores como Banca o Gobierno que prefieren tener su información y la administración de su infraestructura con ellos. No obstante, para 2020 se prevé que más del 80% de los usuarios estén en la nube.

“Es una tendencia que resulta altamente atractiva al ofrece ahorros en infraestructura y el ancho de banda necesario para realizar una video llamada, por lo que la PyME verá en la nube una opción para poder satisfacer sus necesidades de videocolaboración al adquirir desde una licencia”.

De acuerdo con Cisco, en América Latina se está haciendo una rápida adopción de esta tecnología, en donde México es el mercado de mayor adopción, pronosticando que en los próximos años, a nivel regional, el uso de esta tecnología por parte de la PyME crezca cerca del 30%.

“Las empresas se está dando cuenta que la comunicación no verbal es el 80% de la comunicación. También se están dando cuenta que tener una conexión a Internet ya no es suficiente para ser competitivos”, apuntó el Gerente de Desarrollo de Negocios del área de Colaboración en Cisco México, Saúl Olvera.

En complemento, el Vicepresidente de Polycom América Latina y el Caribe, Pierre Rodríguez manifestó que dicha revolución es la conjunción de varias tendencias tecnológicas como movilidad, cloud, BYOD, big data, aunado a la llegada de aplicaciones móviles, la mejora en los chips de los smartphones para soportar video profesional y generadores con el incremento del ancho de banda rompiendo lo que antiguamente eran las barreas de la colaboración. “Antes, las salas de juntas estaban en la oficina; ahora le gente está en la calle, así que lo de hoy es el software o la aplicaciones que se instalan en las computadoras, tablets o smartphones para tener una junta en el lugar en donde se encuentre mediante soluciones de video profesional”.

Tendencias aunadas a las diferentes formas de interacción de las generaciones mismas, pues hoy cerca del 25% de la fuerza laboral global está representada por los millennials, personas que crecieron en un mundo digital, con expectativas de un mundo multimedia y en tiempo real, para quienes el uso del video es muy natural. Hecho que impacta en la operación y forma de trabajar en la empresas, pues estudios demuestran que en 10 años dicho porcentaje de millennials será el 75% de la fuerza laboral del planeta , por lo que las herramientas cambiarán, dejando de lado el correo electrónico y revolucionarán las formas de colaborar.

Aplicaciones gratuitas versus soluciones empresariales

En este escenario, hoy existen en el mercado múltiples plataformas y aplicaciones gratuitas que permiten la comunicación de texto, voz y video sobre Internet, cuyo propósito es de carácter social y que algunas empresas están utilizando para subsanar sus necesidades de videocolaboración, tal es el caso de Skype, ooVoo, Hangouts, Viber, entre otras.

No obstante, Palomo aseguró que dicho panorama, más que un reto para los fabricantes de soluciones profesionales es una puerta de entrada al explicar que gracias al auge y uso de estas herramientas gratuitas de comunicación, hoy el usuario está más familiarizado con la videocolaboración, pues hace algunos años, las personas no estaban acostumbradas a comunicarse a través de video.

“El uso de estas herramientas ha transformado la cultura del video en la sociedad. Nos ha ayudado a entender de manera más tangible el valor de la videocolaboración en las operaciones del día a día. Hoy buscamos que la comunicación sea en video pues los beneficios son claros; los clientes perciben su valor y los colaboradores están más abiertos a hacer uso de estas herramientas”.

Sin embargo, remarcó la importancia de dejar claro las características que ofrecen las aplicaciones profesionales contra las herramientas gratuitas que no sirven para los negocios, ya que estas primeras ofrecen alta disponibilidad, para la toma de decisiones cruciales en el momento que se necesite; seguridad, con niveles de encripción avanzados para asegurar la confidencialidad de la información, sin importar que la conexión se haga a través de una red pública; y el uso de recursos, reduciendo el uso de ancho de banda y otros recursos internos de la empresa.

En videocolaboración, la verticalización también es horizontal

Ante este contexto, cada vez más empresas cuentan con una mayor distribución geográfica, ya sea por la apertura de nuevas sucursales o bien, por la expansión geográfica de sus ventas, requiriendo estar en contacto con los colaboradores, socios y clientes de manera remota. Por lo que es necesario romper con los desafíos de la distancia.

Ejemplo de ello es el sector financiero, no solo al requerir entrenar a las personas para capacitarlas en tiempo real, sino también como parte de su comunicación interna para ofrecer una mejor experiencia a los clientes finales.

Otra de las industrias que están madurando en el uso de estas tecnologías es Retail, pues a través de analíticos, la matriz analiza la información las preferencias e historiales de los clientes, enviándolas a las diferentes sucursales para colaborar y desarrollar estrategias conjuntas.

Desde luego, el segmento educativo continúa exprimiendo los beneficios que ofrece la videocolaboración al llevar las clases a los estudiantes mediante sesiones remotas y virtuales.

Lo mismo en Salud y Gobierno, quienes están buscando desarrollar una mayor interacción con el ciudadano. Manufactura, Corporativos, Manufactura y Servicios son otras de las verticales que también lo están adoptando con aplicaciones que van desde juntas internas, llamadas para gestión de ventas, desarrollo de estrategias de mercadotecnia, entre otras, por lo que las aplicaciones también son horizontales.

En lo que respecta a la PyME, las aplicaciones son enfocadas a servicios y conexión externa con los clientes para proveer de mejor manera sus servicios.

“La masificación del video abre una nueva oportunidad al ecosistema de canales, quienes deberán aprovechar esta situación. No necesariamente deben ser resellers focalizados en la integración de grandes proyectos, pues esto también puede ser negocio para los canales transaccionales focalizados en la PyME”, detalló Pierre Rodríguez, de Polycom.

Especialización como oportunidad

El VP de Polycom abundó en que, como resultado de la adopción natural que se está dando en la tecnología de video, los canales que ya atienden a la PyME pueden ofrecer esta solución como cualquier otro producto o servicio que ya proveen; es decir, como complemento a su portafolio, al no requerir de alta especialización y sí mejorar sus márgenes y desarrollo de relaciones a largo plazo.

Precisó que en el caso de soluciones más avanzadas, sí se requiere de especialización en la aplicación y no en la tecnología per se. En este sentido, deben ver la verticalización como mercado ya que cada una de las industrias requiere características y usos específicos.

En apoyo a esta moción, el directivo de Cisco dijo que los canales que se verticalizan y se especializan en diferentes industrias puede hacer un mejor mapeo para mejorar los procesos de negocio de sus clientes.

Detalló que al igual que las tecnologías y los usuarios evolucionan, los canales también deben hacerlo. Lo cual —aseveró— no debe resultar complicado al estar viviendo esta “Transformación Digital” en carne propia, por lo que deberán llevar estos mensajes a sus clientes y acompañarlos en el proceso.

Negocio en el que, a diferencia de las ventas transaccionales, deberá hacer acompañamiento con los clientes, además de ser una venta más consultiva para ayudar a los clientes a entrar en un proceso de innovación: “Los canales tienen una gran ventaja pues los márgenes se amplían al vender producto, realizar implementación y consultoría”, externó Olvera.

Todo ello, sin dejar de lado la importancia de que el canal entienda la operación de los clientes o del sector con el que busca interactuar para ahondar en los beneficios específicos que ofrecen estas soluciones.

Además de poseer conocimientos en diseño de redes para asegurar la operación de la tecnología, así como conocimientos en la habilitación de espacios multimedia como una sala de videoconferencia, microfonía, entre otros elementos, según la óptica de Palomo.

“Hay una gran oportunidad en este mercado pues la demanda está incrementando, lo que hace que el negocio tenga mayores oportunidades. Hoy, la especialización le permitirá al canal hacer una diferenciación ante el cliente al poder ofrecer una solución integral, con la posibilidad de entender su operación, ayudarle a incrementar su productividad y apoyarlo en la toma de decisiones”, ahondó.

Ante esto, el canal deberá ofrecer productos flexibles, con altos niveles de accesibilidad, en términos de recursos, con un proveedor que ofrezca acceso a equipo demo, para llevar a cabo las demostraciones del producto, así como soporte técnico.

Asimismo, deberá apoyarse de los mayoristas, que más allá de beneficios logísticos y financieros, ayude al canal en su habilitación para distribuir las soluciones, así como apoyos de ingeniería para el desarrollo de soluciones complejas y acompañamiento con el usuario final.

“Existe temor a la complejidad, pero estas soluciones son fáciles de conocer ya que existen herramientas gratuitas con las que interactúan los usuarios, además de precios atractivos con licencias de menos de 10 dólares, convirtiéndose en un esquema que ofrece márgenes atractivos al canal”, concluyó el ejecutivo de Comstor.