Dell EMC World 2016: una mirada a la transformación

15/11/16
 

El primer evento Dell EMC World finalizó hace unas semanas. El nivel de entusiasmo en los pasillos era verdaderamente abrumador. Después de solo seis semanas como una empresa combinada, tuvimos un comienzo increíblemente rápido y sólido con el anuncio de un conjunto de productos nuevos que combinan las tecnologías líderes del sector de la familia de Dell Technologies.

Los anuncios, las ponencias, las sesiones paralelas y las conversaciones con nuestros clientes, partners y agentes de influencia se centraron en la transformación digital y de la TI. Es de conocimiento general que todos los sectores enfrentan una interrupción digital, dado que la tecnología cambia con rapidez la manera en la que trabajamos y vivimos. Con esta enorme oportunidad digital, se presenta un “miedo digital”, debido a que las organizaciones deben lidiar con la incógnita de cómo crear oportunidades, participar y triunfar en una nueva era digital. Las organizaciones de todo tipo y tamaño en todos los sectores sienten la presión de convertirse en empresas digitales.

Esto se demuestra en un estudio reciente de Dell Technologies, en el que casi la mitad de los líderes globales de negocios de medianas y grandes empresas confesó no estar seguro de cómo será el sector en tres años. Además, los líderes comentaron que creían que adoptar un modelo de nube, expandir las funcionalidades de desarrollo de software y permitir una innovación más veloz y la obtención de conocimientos más detallados sería fundamental para lograr la transformación digital. También se reveló que la mayoría de las organizaciones se esfuerzan para que sus centros de datos evolucionen; el 69 % de las organizaciones confesó que la gran cantidad de aplicaciones tradicionales retrasaba el avance. Además, se enfrentan al reto de reducir la expansión y el gasto a la vez que se actualizan los sistemas.

¿Cómo llegó el sector de TI a esta posición? Y, ¿qué viene a continuación?

Todos los aspectos de la TI se aceleran exponencialmente. La ley de Moore sigue vigente, ya que las funcionalidades tecnológicas progresan 10 veces cada 5 años. Esto significa que quince años atrás, la tecnología era 1000 veces más lenta que en la actualidad. Durante esta era de cliente-servidor, TI se centró en automatizar los procesos de la oficina interna, la atención comercial y los usuarios finales. Los sistemas de registro de TI se implementaron con un énfasis en el proceso, la eficiencia y la confiabilidad. Además, la mayoría del tiempo de TI se dedicaba a la implementación de aplicaciones tradicionales en paquetes en lugar de desarrollar software.

Si viajamos 15 años en el futuro, podemos esperar ver funcionalidades tecnológicos 1000 veces más avanzadas. Las implicaciones crearán una era de TI considerablemente diferente. La Internet de las cosas nos conduce rápidamente hacia la adopción de negocios y economías habilitadas para TI.

Hay otro cambio profundo: TI pasará de brindar soporte al negocio a convertirse en el negocio.

La tecnología formará parte de cada sección del negocio. Se producirá un cambio desde los sistemas de registro a los sistemas de participación y los sistemas de conocimientos que se centran en el uso de la innovación de TI para la creación de productos, ofertas y servicios nuevos. Con este cambio, se renueva el deseo y la necesidad de desarrollar software que permita a las empresas diferenciarse, o desplazar, a la competencia. La capacidad de diferenciarse con el software continuará creando ganadores y perdedores en todos los sectores.

La mayoría de mis conversaciones con los clientes se centran en la manera en la cual la TI afecta y permite la transformación.

La era de cliente-servidor del gasto alcanzó el nivel máximo de US$2700 millones según los cálculos de los analistas. El gasto se destinó a aplicaciones tradicionales de cliente-servidor que mantienen a los negocios actuales en funcionamiento, las aplicaciones tradicionales que seguirán utilizándose.

Debido a que los presupuestos de TI no crecen exponencialmente, las organizaciones de TI deben centrarse en optimizar las aplicaciones y la infraestructura tradicionales para ejecutar aplicaciones empresariales tradicionales, como SAP y Oracle, con mayor eficiencia. Mediante la eliminación del costo de la TI tradicional, es posible que las nuevas iniciativas digitales reciban financiación con mayor facilidad.

Estas nuevas iniciativas digitales se impulsarán con aplicaciones nativas de nube. Las características de estas aplicaciones nativas de nube son completamente diferentes en todos los aspectos. No poseen un estado previo, se encuentran distribuidas y tienen capacidad de escalamiento horizontal por naturaleza, además de presentar resistencia integrada, lo que aprovecha un proceso de desarrollo de DevOps. Además, estas aplicaciones poseen 1000 usuarios más por aplicación, y cada usuario produce 1000 veces más datos, lo que genera conjuntos de datos que pueden ser un millón de veces más grandes que los ambientes tradicionales.

Para las organizaciones de TI, esto presenta un reto doble: acelerar la transformación digital para admitir los requisitos de las nuevas aplicaciones nativas de nube y admitir, a la vez, las aplicaciones tradicionales que permiten que los negocios actuales funcionen. Las organizaciones de TI deben ser especialistas y vanguardistas en los paradigmas de arquitectura y operaciones.

La manera más sencilla de transformar la TI y solucionar este doble reto es mediante una estrategia de nube híbrida, que aprovechará varias nubes híbridas.

El primer paso para lograrlo es modernizar el centro de datos. Los postulados de tecnología, como el escalamiento horizontal, la tecnología flash, la tecnología definida por software y la tecnología habilitada para la nube, son fundamentales para lograr un centro de datos moderno.

Cuando el centro de datos moderno y su infraestructura se hayan establecido, el siguiente paso es automatizar. Permitir un ambiente sin inconvenientes y de autoservicio permite a las organizaciones escalar una operación y conservar la confiabilidad.

El último paso es transformarla a un modelo de TI como servicio.

Dell EMC se compromete a innovar para que los clientes obtengan la infraestructura necesaria para la transformación mientras manejan un conjunto cada vez más diverso de prioridades.

Permita que la transformación comience…

Artículo de colaboración.

Por: David Goulden, Presidente del Grupo de Soluciones de Infraestructura de Dell EMC.