El futuro que sí es alentador en México

31/03/17
 

Hoy en día, el sistema eléctrico sigue una trayectoria digital, transformadora y rápida. La demanda global del consumo energético aumentará hasta un 30% para 2040. Al mismo tiempo, cerca de 2 mil millones de personas siguen sin tener acceso a energía confiable.

Las tecnologías de hoy en día permiten que los consumidores sean actores activos en el sistema eléctrico dinámico y hacen de las fuentes eléctricas limpias una realidad.

Schneider Electric, especialista global en gestión energética y automatización, se basa en la revolución digital y combina varias tecnologías que encabezan cambios en paradigmas sin precedentes en la economía, los negocios, la sociedad y a nivel individual'. Ahí yace una grandiosa oportunidad para la industria, los clientes y la sociedad en general mientras transformamos al sistema eléctrico.

Son tres tendencias las que producen disrupciones revolucionadoras: la rápida evolución tecnológica de la electrificación de cierto uso que se le da a la energía, tal como la calefacción y los vehículos eléctricos; el cambio de plantas eléctricas centralizadas a una descentralización de la electricidad, es decir, que ahora se genera, almacena y distribuye más cerca de donde se utiliza, gracias a las energías solar, eólica y otras renovables, así como a las tecnologías de almacenamiento; la medición inteligente y una infraestructura de red digital, que permite que los consumidores y las empresas de servicio 'vean' y tengan un mejor control, de dónde y cuándo se usa la electricidad, lo que, a su vez, permite administrar de manera más.

Con esta transformación están cambiando las 'reglas del juego'. Juntas, las tres tendencias de la red eléctrica transforman su función y la llevan más allá del simple suministro eléctrico. La red se está convirtiendo rápidamente en una plataforma que también maximiza el valor de los recursos energéticos distribuidos, promueve mayor participación de los nuevos paradigmas de distribución y aumenta el potencial económico de los servicios minoristas. También es de esperarse un nuevo modelo de ingresos.

En la actualidad, la mayoría de nosotros no sabe cómo o dónde se produce la energía, ni tampoco sabemos cuándo es mejor consumirla. Inclusive, la mayoría de los consumidores residenciales no saben que el precio de la electricidad varía por día y por hora, dependiendo de la demanda pico y otros factores. Si contamos con dispositivos conectados que vigilan el costo y consumo energético, tendremos la oportunidad de ser proactivos con nuestro uso y eficiencia energética.

En una escala mayor, la energía solar puede tener un mayor impacto en el futuro de la electricidad.

Sabemos que una transición eficiente enfrenta dificultades. La colaboración genera soluciones concretas y las nuevas soluciones garantizarán que nuestro sistema eléctrico tenga un futuro más brillante.

Por: Enrique González Haas, director general de Schneider Electric México y Centroamérica