Ataques remotos a cajeros automáticos, la nueva forma de operar contra los bancos

La empresa Kaspersky Lab reconstruye uno de los casos de ATMitch y descubren una forma misteriosa de extraer dinero de los cajeros automáticos. 10/04/17
 

Por: Reseller / Agencias

En febrero de 2017, Kaspersky Lab publicó los resultados de una investigación sobre ataques misteriosos sin archivos contra los bancos: los criminales utilizaban malware en la memoria para infectar las redes bancarias. Pero, ¿por qué estaban haciendo esto? El caso ATMitch nos ha brindado una visión completa del caso.

La investigación comenzó después de que los especialistas forenses del banco recuperaron y le dieron a conocer a Kaspersky Lab dos archivos que contenían registros de malware del disco duro del cajero automático. Estos eran los únicos archivos que estaban en la máquina después del ataque: no fue posible recuperar los ejecutables maliciosos porque después del robo los cibercriminales habían limpiado el malware. Pero incluso, esta pequeña cantidad de datos fue suficiente para que Kaspersky Lab llevara a cabo una investigación exitosa.

Borrar / rebobinar

Dentro de los archivos de registro, los expertos de Kaspersky Lab identificaron partes de información en texto plano que les ayudó a crear una regla YARA para los repositorios públicos de malware y a encontrar una muestra. Las reglas YARA son básicamente cadenas de búsqueda que ayudan a los analistas a encontrar, agrupar y categorizar muestras de malware relacionadas y establecer conexiones entre ellas con base en patrones de actividad sospechosa en sistemas o redes que comparten similitudes.

Después de un día de espera, los expertos encontraron la deseada muestra de malware, 'tv.dll', o “ATMitch” como fue nombrada posteriormente. Fue visto de manera activa dos veces: una vez desde Kazajistán y otra desde Rusia.

Este malware se instala y se ejecuta en un cajero automático desde el banco que es usado como blanco de manera remota. Una vez instalado y conectado, el malware ATMitch se comunica con el cajero automático como si fuera un software legítimo. Permite a los atacantes realizar una lista de comandos, incluyendo la recopilación de información sobre el número de billetes en los cartuchos del cajero automático. Es más, proporciona a los criminales la posibilidad de distribuir dinero en cualquier momento con sólo tocar un botón.

Por lo general, los criminales empiezan por obtener información sobre la cantidad de dinero que tiene la máquina. Después de eso, un criminal puede enviar una orden para dispensar cualquier número de billetes de alguno de los cartuchos. Después de retirar el dinero de esta peculiar manera, los criminales sólo toman el dinero y se van. Un robo como éste toma tan solo unos segundos.

Una vez que se roba un cajero automático, el malware elimina su rastro.

¿Quién está detrás?

Todavía no se sabe quién está detrás de estos ataques. El uso de código abierto para estos ataques, herramientas comunes de Windows y dominios desconocidos durante la primera etapa de la operación, hacen que sea casi imposible determinar al grupo responsable. Sin embargo, el 'tv.dll', que se usó en la etapa ATM del ataque contiene un recurso de idioma ruso y los grupos conocidos que podrían encajar en este perfil son GCMAN y Carbanak.

'Es posible que los atacantes sigan activos. Pero no hay que entrar en pánico. Combatir este tipo de ataques requiere un conjunto específico de habilidades del especialista de seguridad que protege a la organización que esta como objetivo. El éxito de la violación y ex-filtración de datos de una red sólo puede lograrse con herramientas comunes y legítimas; después del ataque, los delincuentes pueden borrar todos los datos que podrían llevar a su detección y no dejar huellas, y nada en lo absoluto. Para resolver estos problemas, el estudio forense de la memoria se está volviendo crucial para analizar el malware y sus funciones. Y como lo prueba nuestro caso, una respuesta al incidente cuidadosamente dirigida puede ayudar a resolver, incluso el cibercrimen preparado perfectamente', dijo Sergey Golovanov, investigador principal de seguridad en Kaspersky Lab.