Cinco razones para invertir en sistemas de videovigilancia si tienes un pequeño negocio

24/04/17
 

Según datos recientes de la INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), 97.6% de las compañías en México son microempresas y concentran el 75.4% del personal ocupado total. Le siguen las empresas pequeñas, que son un 2% y tienen el 13.5% del personal ocupado. Éstas generan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, por ello es estratégico para la economía local pensar en su constante evolución. Por otro lado, las compañías mexicanas están haciendo frente diariamente a retos que los impactan directamente, uno que resulta básico para la rentabilidad y crecimiento de los negocios es la seguridad. La realidad es que los administradores de los pequeños negocios (tiendas, clínicas, restaurantes, hoteles, etc.) trabajan a un ritmo acelerado, controlando varias cosas a la vez en relación a la actividad diaria de la empresa: proteger a los clientes y los empleados, vigilar el establecimiento y sus productos con la máxima discreción, mejorar la seguridad de los pagos, entre otras muchas acciones. No obstante, hoy en día, los sistemas de videovigilancia integran software y tecnología de última generación que permiten ir mucho más allá de la seguridad tradicional, mejorando múltiples aspectos del funcionamiento de la compañía.

Para ello, en Axis proporcionamos 5 razones por las cuáles resulta clave para los pequeños negocios contar con sistemas de videovigilancia integral:

1) Maximizan el tiempo: Contar con un sistema de videovigilancia permite ahorrar horas en desplazamientos gracias al monitoreo remoto en tiempo real, el cuál proporciona información para poder reponer los artículos rápidamente; mantener la limpieza y el orden de los almacenes, buen servicio al cliente y observar de cerca las conductas sospechosas de algún trabajador o consumidor. Además, el uso de cámaras inteligentes con detección de movimiento y alarma anti manipulación activada ayuda a detectar rápidamente acciones sospechosas fuera o dentro de la tienda después de las horas de apertura. Los dispositivos envían automáticamente imágenes al teléfono o PDA (Ayudante Personal Digital), permitiendo evaluar si es necesaria alguna acción.

2) Todo bajo control tanto de día como de noche: Los equipos disponibles actualmente permiten la videovigilancia tanto en el día como en la noche con alta calidad de imagen, ya que integran iluminación por infrarrojos para interior y exterior. Se trata de cámaras con alta resolución HDTV o de hasta 2 megapíxeles con las que se puede obtener resultados óptimos en condiciones de iluminación complicadas. Todo ello hace que sean el instrumento perfecto para la detección de intrusiones y actos de vandalismo, incluso por la noche.

3) Mayor comprensión del comportamiento de los consumidores, las acciones de promoción y mercadotecnia: Con las cámaras ubicadas en sitios estratégicos, es fácil grabar y medir el comportamiento de los clientes. También puede proporcionar un recuento de personas y la integración con el sistema POS para ofrecer información valiosa acerca de los compradores. Como consecuencia, el video en red permite la evaluación inmediata de las campañas de marketing y promoción para ver fácilmente el impacto de las actividades específicas al mismo tiempo que se comparan con iniciativas anteriores. Los gerentes a través de los datos en tiempo real y los históricos pueden conocer rápidamente cuáles son los productos más y menos vendidos, señalización en el punto de venta o si los escaparates atraen a los clientes.

4) Facilidad de configuración y personalización: Los sistemas de videovigilancia actuales integran un software de manejo de video que simplifica la instalación y el uso a través de aplicaciones para móviles iOS o Android. Esto permite que ya no se requiera de una computadora durante la instalación del sistema y sus usos posteriores. Estas herramientas diseñadas para la movilidad permiten que los usuarios accedan de forma segura a las grabaciones y operen las cámaras de forma remota desde sus teléfonos celulares u otros dispositivos móviles.

5) Mejoran la experiencia del cliente: Las cámaras en red pueden identificar estantes vacíos y alertar a los trabajadores cuando necesiten reabastecerse. También avisan al personal cuando una fila es demasiado larga, para que puedan abrirse más cajas registradoras y complacer al público. En otras palabras, el video en red permite situar a los trabajadores donde más se necesite, y optimizar sus desplazamientos para satisfacer las demandas de los clientes. Además, cuando los gerentes informan a sus clientes acerca de las iniciativas de video en red, el sentido de seguridad añade mucho valor para que permanezcan más tiempo en cualquier establecimiento.

Para finalizar, es importante destacar que, a veces, las pequeñas empresas no se deciden a implantar soluciones de seguridad debido a que piensan que la inversión inicial y el mantenimiento resultarán muy elevados, y también porque creen que el cambio en base a la infraestructura que ya tienen instalada será complejo. La realidad es que hoy en día hay ofertas accesibles para cada necesidad y escalables según el crecimiento de cada negocio. Además, aparte de todas las ventajas que ofrecen estas tecnologías, la clave reside en adquirir sistemas todo en uno que incluyan una competitiva oferta de cámaras, almacenamiento, software y otros componentes de primer nivel pero muy fáciles de usar y fiables para que los propietarios puedan concentrarse en lo realmente importante y les brinde la tranquilidad que necesiten.

Artículo de colaboración

Autor: Janik Arellano, Account Executive de Axis Communications