Desprender, emprender y despegar

Editorial. Julio de 2017
 

Por: Ricardo González

La idea millonaria, el proyecto genio que cambiará la historia, lo que a nadie nunca se la ha ocurrido… estas son sólo algunas de las grandes mentiras que nos obligamos a creer para sobrellevar el día a día de una cotidiana vida sin riesgo, pero a la vez sin la sensación más dulce que da la vida profesional: Emprender.

En el término bien entendido y no el del paraíso de las redes sociales o la televisión por cable donde una buena idea en automático se convierte en un imperio comercial, el emprender requiere un paso previo que suele ser doloroso, desprenderse de la zona cómoda para abrir un cuarto oscuro y comenzar a andar a paso firme, pero con riesgo de caer. Pasado este trance es normal que busquemos regresar o bien dar un par de pasos atrás, lo desconocido siempre aterra hasta al más valiente, pero no se necesita valentía sino destreza y mucha cabeza dura para buscar en la colaboración de equipos de trabajo las capacidades que a nosotros nos faltan y sumar las nuestras al único fin común de la colaboración que es el despegar. De proyectos en papel nadie ha sonreído y aprendido tanto como de proyectos realizados.

Uno de ellos en nuestra breve historia se llama Run Festival y que este 16 de julio vivirá su segunda edición, una iniciativa arriesgada dentro de una industria que paradójicamente es reactiva al cambio pero que, con entereza, alegría, esfuerzo, confianza de nuestros patrocinadores y colaboración de un grupo de grandes profesionales, estamos seguros posicionaremos este tipo de iniciativa deportiva y de relacionamiento comercial como una de las acciones referentes de la industria.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor…