¡Simplemente hazlo!

30/08/17
 

¿Qué tal te fue con incorporar nuevos cambios a tu vida? ¿Lo intentaste? ¿Te olvidaste completamente de tu neuro-plasticidad?

Aquí estamos para apoyarte y darte ánimo a que lo hagas. Leíste el artículo anterior y te vino una idea, claro te dijiste, quiero salir a hacer ejercicio, y un momento más tarde que puede ser traducido en horas, días o semanas simplemente lo olvidaste.

En esta ocasión te comparto que nuestra manera de aprender está compuesta por un proceso químico, físico/estructural y funcional. Al recibir la información – cualquier idea- el proceso químico da inicio y es ahí donde se encuentra nuestra memoria de corto plazo para continuar con el proceso e incorporarlo a nuestra vida, es necesario invitar al proceso físico/estructural y funcional.

Te das cuenta que tú no eres el problema, tienes todas las posibilidades de alcanzar todo lo que deseas. Es cuestión que le des oportunidad al largo plazo – y te pido que leas muy bien- laaarrrrggooooo ppppllllaaazzzzoooo. Y no se trata de una vida, algunos estudios indican que si lo repites durante 21 días, está ensayado lo suficientemente para incorporarlo a tu vida.

Y el extra en este proceso es que nuestro cerebro empieza a aprender a ser estimulado, o sea que tienes un 2 x 1. Incorporas a tu vida algo nuevo y enseñas a tu cerebro hacer más plástico: flexible, creativo, innovador, adaptativo, dichoso.

¡Uf! y si para este momento no te interesa hacerlo o simplemente quieres echar por la borda cualquier cambio. Sigue leyendo que esto te interesará más y te dará un aliciente a hacerlo.

La neuro-plasticidad puede ser positiva y negativa. Si hasta este momento de tu vida has incorporado frases como “yo no puedo”, “que flojera”, o “el ejercicio no es lo mío”, y tú mejor que nadie conoce todas esas frases. Te informo que estás entrenando a tu cerebro en su propia plasticidad a caminar el mismo caminito de siempre, con lo cual si deseas hacer algo diferente tu cerebro y todos los procesos que se disparan desde ahí no te están ayudando en nada. No le estas enseñando nada nuevo, no estás trabajando el músculo, no está fortalecido. Y es aquí justo aquí mismo donde las cosas no funcionan para ti, y recuerda que todo está interrelacionado: familia, pareja, hijos trabajo, amigos, sueños.

La invitación es que lleves tu neuro-plasticidad a lo positivo, busca que deseas lograr, trabaja en ello y llévate el 2 x1. Si tu cerebro esta fortalecido con el tiempo será más fácil incorporar nuevas cosas a tu vida y tendrás más gozo.

¡Así que Hazlo!

Artículo de colaboración

Autor: Alicia Segreste