El acierto social

Editorial. Octubre de 2017
 

Por: Ricardo González

Derivado de un septiembre que quisiéramos olvidar por los terribles hechos de los sismos en nuestro país, la sociedad nacional fue una vez más puesta a prueba. A diferencia de hechos similares ocurridos en décadas anteriores, hoy las redes sociales y la tecnología de las comunicaciones en general han jugado un papel fundamental en la manera y agilidad de reacción con millones de comentarios, imágenes, videos y notificaciones en tiempo real, creando así de forma espontánea un banco nacional de información para ayudar en la tragedia y sobre todo para dar mejor norte al accionar de las instituciones médicas, de atención de desastres y miles de voluntarios. La sociedad entera se cimbró y con ello renació el espíritu de solidaridad y empuje que creíamos sólo estaba en los comerciales de gobierno, que paradójicamente fue criticado ampliamente por su lento accionar comparado con el de la población civil.

También es cierto y lamentable que la cascada de información llevó a que ciertas personas sin escrúpulos e intelecto aprovecharan la situación tanto para desinformar abiertamente así como en los peores casos para sacar algún provecho dentro del terreno fértil que una tragedia ocasiona; afortunadamente fueron los menos y cada vez más con la rapidez y volumen de información de las redes sociales es más fácil acallar esto y convertir a la tecnología como nunca en una verdadera herramienta de actividad social en pro del levantamiento de un país que tropezó por un accidente de la naturaleza pero que se levantará por un acierto de la sociedad. No es un tema de un mes, costará incluso años en algunos casos, la tecnología deberá estar pendiente de que como sociedad no perdamos la mirada en hechos no trascendentales.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor.