XaaS: la democratización real de la tecnología

Tal y como si fuera una adicción, hoy los usuarios buscamos llevar todo lo que nos rodea hacia un modelo “as a service”, dando paso al “Todo como Servicio” o XaaS, por sus siglas en inglés; modelo que ha permitido acortar las diferencias tecnológicas entre micro y grandes empresas facilitando el paso hacia la Transformación Digital. 04/10/17
 

Por: Reseller / Cyntia Martínez

Actualmente hablar de la adquisición de activos como un servicio (principio del término “As a Service”) es más común de lo que pensamos pues quizás sin saberlo hemos hecho uso de ello.

Por ejemplo: cuántas veces nos hemos preguntado por qué gastar por un vestido de diseñador cuando sabemos que lo utilizaremos una sola ocasión, optando por rentar uno y regresarlo al siguiente día. Igualmente ¿cuántas veces hemos pensado en utilizar Carrot para rentar un auto por horas? Y qué tal cuando decidimos suscribirnos a Spotify para escuchar la música cuando y donde queramos por una suscripción mensual. Ejemplos que muestran la manera el la que un activo se utiliza de manera eficiente dando paso a la “economía de suscripción”.

El director de soluciones empresariales para IDC México, Jorge Gómez, explicó que dicho concepto es resultado del contexto sociocultural en el que nos estamos desarrollando el cual está inmerso en escases de capital y crecimientos económicos mínimos. Aunado a ello, existe la integración a la fuerza laboral de la generación Millennial, que posee patrones de consumo y una serie de valores diferentes a las de generaciones anteriores, ligada a temas de eficiencia, ahorros, ecología, entre otros.

En este sentido, ambos factores se han conjugado para dar paso a la economía compartida que implica utilizar al máximo y obtener el mayor beneficio de un activo; ocurriendo en diversos temas e industrias, donde la tecnología no es la excepción apalancándose del Cloud.

Cloud, el principio de todo

De esta manera, teniendo como base la nube y a un mercado maduro que ha entendido el concepto, así como los beneficios tecnológicos que ofrece, se ha dejado de lado la pregunta del si subirse o no a la nube, para dar paso a conceptos como la nube pública, privada o híbrida y tener que decidir cuál utilizar.

Datos revelados por la consultora IDC indican que actualmente 43% de las compañías en el país ya usan el cómputo en la nube, por lo que existe una adopción acelerada de dicha tecnología.

“No hay empresa que no haya adaptado la nube en mayor o menor escala. Muchos empezaron a migrar algunas cargas de trabajo que tenían en servidores específicos, otras organizaciones combinan sus soluciones on- premises con cloud; convivencia que debe ser lo más sencilla posible, por lo que los vendores debemos trabajar en ello”, aseveró el director de alianzas y canales en Oracle México, Víctor Iparraguirre.

También existen quienes buscan la agilidad que ofrecen empresas como Amazon o Microsoft, pero que no quieren exponer su centro de datos a un tercero, por lo que construyen su propio data center con capacidades de nube y utilizan sus aplicativos bajo un esquema de nube privado.

La firma consultora IDC estima que el mercado de nube pública en México genere alrededor de 780 millones de dólares en 2017, mientras que cloud privada prospecta un cierre de 981 millones de dólares durante el mismo periodo. De hecho, muchas organizaciones están desarrollando una estrategia centrada en nube privada complementándose con híbrida y pública.

“No existe una receta mágica que indique si la nube pública o privada es mejor pues dependerá de cada necesidad y aplicaciones de cada empresa. De manera que las empresas deben preguntarse para qué utilizar la nube para desarrollar una estrategia exitosa, eficaz y acertada y así definir las métricas para medir el impacto del cómputo en la nube, además de identificar si necesita PaaS, IaaS o SaaS, haciendo un inventario de los aplicativos que se posee y cuáles son viables para subirse a la nube ”, opinó el especialista de IDC.

El Todo como Servicio

Tal y como si fuera una adicción, hoy los usuarios buscamos llevar todo lo que nos rodea hacia un modelo “as a service”, dando paso al “Todo como Servicio” o XaaS, por sus siglas en inglés.

Modelo que ha ganado eco en la industria al hacer sentido a todo tipo y tamaño de empresas; sin embargo, resulta especialmente atractivo a la PyME quien puede adquirir infraestructura y activos tecnológicos como servicio acortando la distancia con la tecnología que poseen grandes corporaciones.

“El todo como un servicio democratiza el acceso a la tecnología. Estamos convencidos de que no es una moda; incluso en algún tiempo ya no se va a hablar de cómputo en la nube, pues esto será intrínseco a la manera en la que se entreguen las tecnologías de la información”: IDC.

Hoy se habla de tres principales modalidades que están marcando la manera de consumir la tecnología a través de la nube. La primera de ellas, y quizás la más conocida, es el Software como Servicio (SaaS) que permite que el usuario pueda acceder a los aplicativos de manera remota, con tan sólo conectarse a la red; sin necesidad de hacer actualizaciones o tener que renovar licencias.

“Es como la luz: prendes un foco y pagas por un foco, sin siquiera preocuparte saber de dónde viene, cómo se realizó la instalación, etcétera. Esa es la maravilla del SaaS”, detalló el director de soluciones empresariales y nube en Microsoft México, Francisco Corona. Explicó que en el caso de Microsoft, posee una amplia oferta bajo este modelo como su plataforma de Market Place de Azure y Office 365, ofreciendo en ésta última ventajas de correo electrónico, manejo de contenido, administración, seguridad, identidad, entre otros; a través de servicios que están en la nube en la que el cliente paga sólo lo que está consumiendo sin preocuparse por comprar infraestructura, administrarla o darle mantenimiento.

IDC pronostica que este esquema crezca 20% para 2017 y mantenga un crecimiento estable del 19% hasta 2020. Otra de las modalidades es Plataforma como Servicio (PaaS), que combina el hardware y las herramientas de software que permiten desarrollar aplicaciones al orecer entornos completos, desde middleware hasta infraestructura como software para que el cliente lo desarrolle.

“Un ejemplo de ello es la facturación electrónica la cual está sobre una arquitectura PaaS, permitiendo escalar rápidamente de manera horizontal y vertical cuando existen picos de alta demanda, y bajando cuando está en una situación normal para que el cliente solo pague por lo que usa”, detalló Corona. Modalidad en la que pronostican un crecimiento del 22% para 2017; prospectando un crecimiento estable del 20% para 2020.

Finalmente, Infraestructura como Servicio (IaaS) permite que las organizaciones adquieran los beneficios de los recursos tecnológicos sin pasar por todo lo que significa adquirir un activo. Desde la perspectiva del directivo de Microsoft, se tata de la primera etapa en la que una persona se mueve hacia la nube al generar una máquina virtual, almacenamiento, cómputo, escalamiento, conectividad, etcétera.

IDC prevé un crecimiento de consumo de IaaS en las organizaciones en México del 45% para 2017, el cual se irá desacelerando hasta alcanzar a un crecimiento del 23% para 2020; experimentando el mayor posicionamiento de los tres modelos. De igual manera, prospecta que las tres modalidades crecerán 28% para 2017 y 26% para 2018. Crecimientos muy por encima de lo que están creciendo las TICs (entre 2.5% y 3.5%).

“Las nuevas tecnologías de información o de tercera plataforma (analíticas, redes sociales, aplicaciones móviles, IoT, impresión 3D, entre otras) están cambiando el modelo de negocio de toda una organización y ya no sólo de áreas específicas, por lo que están impactando más allá de lo que alcanzaban las tecnologías anteriores o de segunda plataforma (virtualización, bases de datos relacionales y tecnologías cuyos beneficios eran únicamente la eficiencia y optimización)”, remarcó el especialista de IDC.

Sin embargo, Iparraguirre, aseguró que no se trata de un concepto nuevo pues desde hace más de 20 años el fundador de Oracle, Larry Ellison, ya promovía el concepto “The network computing”; el cual proponía que la computación ocurriera en la red siendo el término “as a service” una evolución natural facilitada por los diferentes dispositivos que han surgido con el tiempo: “La nube genera una agilidad y velocidad que facilita los procesos de innovación de los clientes. También simplifica la evolución y adaptación de los sistemas”.

Dispositivo como servicio, otra de las posibilidades

Modelos que han dado paso a otros conceptos en la industria como “Device as a Service”; esquema comercial por el que han apostado compañías como HP y que ofrece a las organizaciones la adquisición de dispositivos de cómputo pagando mensualmente por los servicios que aseguran su correcto funcionamiento basado en los niveles de servicio y la funcionalidad que requieren los usuarios.

En este sentido, ofrece beneficios tecnológicos, financieros, operativos, de productividad y estratégico a las empresas de cualquier segmento e industria, siendo ideal para organizaciones que están orientando sus áreas de TI a habilitar tecnológicamente los planes estratégicos de la empresa, y basando su competitividad y crecimiento en la innovación y el desarrollo de nuevos productos, servicios y modelos hacia su mercado.

“La organizaciones en México demandan cada vez más modelos contractuales para la adquisición de tecnología. El modelo ya ha sido adoptado en tecnologías como los centros de datos (“la nube”), la red de comunicaciones y la impresión de documentos por lo que consideramos que el mercado está listo para consumir dispositivos en un modelo basado en los servicios”, comentó la directora de canales y mercado SMB en HP Inc. México, Pamela González.

Servicios, todo un cambio en el paradigma del canal

De acuerdo con un estudio realizado por IDC para conocer el perfil de negocio de los canales en la región; 42% de los ingresos de un canal provienen de soluciones tradicionales y tan sólo 30% está iniciando en el modelo de cómputo en la nube (SaaS, IaaS o PaaS). “Esto es un desafío para los resellers pues al igual que para los fabricantes y los clientes, implica transformar por completo la manera en la que trabajan”.

En la opinión del director de canales en Oracle, el principal reto para el partner es un cambio en el paradigma; sobre todo para los que provienen del negocio tradicional al requerir mayor agilidad en la nube. “Esto es irreversible, ya no hay vuelta atrás, por lo que tarde o temprano la nube va a ser la plataforma de negocios y aquel que no entre lo antes posible corre peligro de quedar fuera”.

Ante esto, el distribuidor deberá cambiar la transacción por el relacionamiento a largo plazo pues al venderse un servicio se debe buscar la manera en la que se consuma más de dicho servicio, al tiempo que renuevan la suscripción.

Otro de los aspectos a considerar es posicionarse como aliado del negocio, desarrollando una cultura de servicio al cliente mucho más profunda que en una venta transaccional; se debe saber cómo canalizar la resolución de un problema, escuchar al cliente y hacer los dimensionamientos adecuados, identificando proyectos que les permitan incrementar su facturación mensual.

Asimismo, el canal deberá trabajar en el relacionamiento con otras áreas funcionales del negocio y no sólo con los responsables de la Tecnología de la Información. “Sólo 18.8% de los canales en Latam tiene contacto con divisiones diferentes a las de los directores de sistemas; relacionamiento que es crucial si se quiere aumentar el aumento de consumo de servicios en la nube, por lo que requiere un cambio de paradigma”, señaló Gómez.

Opinó que existen compañías que ya están experimentando dicho cambio de paradigma con éxito; otras están batallando un poco más; sin embargo, se trata del futuro y un nuevo orden por lo que el reseller deberá transformarse de una empresa transaccional a un consultor con las capacidades de ofrecer un servicio de largo plazo cambiando sus habilidades, su discurso y su visión del negocio.

Compartió que investigaciones demuestran que cuando un canal decide trabajar con un proveedor de tecnología de cómputo en la nube, lo primero a evaluar es qué tan buena es la tecnología que ofrecen, además de qué tan fácil es hacer negocio con ellos y resolver un problema.

El directivo de Microsoft recomienda al distribuidor valorar la oferta tecnológica que poseen los diferentes vendors en el mercado; analizar si ofrecen los tres principales modelos de nube (SaaS, IaaS y PaaS) para tratar con un solo proveedor; así como evaluar el manejo, confidencialidad y seguridad de la información

“Deben evaluar cómo escalar en términos de tecnología, ver si son empresas que están avanzando y apostando por el negocio de cómputo en la nube”, sostuvo Corona.

Por su parte, el directivo de IDC recomendó a los resellers, antes de acercarse a un fabricante, preguntarse a qué se van a dedicar o cuál es el sentido de su negocio, por lo que es indispensable tener perfectamente definido el rol quiere jugar para posteriormente acercarse al vendor tecnológico con quien hagan mejor match: tanto en la cultura como en intereses. Esfuerzo que involucra un cambio en la mentalidad de la fuerza de ventas hasta la manera de hacer mediciones a largo plazo, así como incrementar sus conocimientos de industria.

En Latam, 36% de las compañías son revendedores; 18% son consultores por lo que arman estrategias de nube de manera agnóstica; 32% arman sus propias ofertas de nube con un centro de datos local desarrollándose en nichos específicos; 14% se dedica a construir nubes (diseño y entrega de nubes públicas y privadas), de acuerdo con lo revelado por la consultora.

“Muchos de los compradores de TI, mas allá de la funcionalidad de la tecnología buscan partners que les puedan ofrecer una solución integral, lo que no implica que el canal deba ser todólogo sino especializarse en cierta tecnología y hacer alianzas con otros canales para entregar soluciones completas ”, concluyó Gómez.