En México 33 millones de consumidores fueron víctimas del delito cibernético: Norton

Los consumidores usaron tecnologías de protección de dispositivos tales como ID de huellas dactilares, coincidencia de patrones y reconocimiento facial. Sin embargo, los consumidores que adoptaron estas tecnologías a menudo todavía practican un uso despreocupado de las contraseñas. 31/01/18
 

Por: Reseller / Agencias

Los consumidores confían en que están seguros en línea, pero los piratas informáticos – o hackers - han demostrado lo contrario, robando $172 mil millones de dólares a 978 millones de consumidores en 20 países el año pasado, según el reporte de ciberseguridad realizado y lanzado por Norton por Symantec.

A nivel mundial, las víctimas de delitos cibernéticos comparten un perfil similar: son consumidores de todos los días que utilizan múltiples dispositivos, ya sea en casa o en el camino, pero tienen un punto ciego en lo que respecta a los principios básicos de ciberseguridad. Este grupo tiende a usar la misma contraseña en varias cuentas o compartirla con otros. Igualmente, preocupante, el 39 por ciento de las víctimas de delitos cibernéticos globales a pesar de su experiencia, ganaron confianza en su capacidad para proteger sus datos e información personal de futuros ataques y el 33% cree que tenían un riesgo bajo de convertirse en una víctima de cibercrimen.

En México, 33 millones de consumidores fueron víctimas del delito cibernético; más de la mitad de la población adulta resultó perjudicada en linea. Las pérdidas ascendieron a $7.6 mil millones y cada víctima perdió un promedio de casi 50 horas (55.1 horas) lidiando con las consecuencias.

'Las acciones de los consumidores revelaron una desconexión peligrosa: a pesar de un flujo constante de ataques cibernéticos denunciados por los medios, demasiadas personas parecen sentirse invencibles y omiten tomar incluso las precauciones básicas para protegerse', dijo Fran Rosch, vicepresidente ejecutivo de Consumer Business Unit, Symantec. 'Esta desconexión resalta la necesidad de seguridad digital del consumidor y la urgencia de que los consumidores vuelvan a lo básico cuando se trata de hacer su parte para prevenir el cibercrimen'.

Los consumidores usaron tecnologías de protección de dispositivos tales como el 43% de los usuarios se identificación de huellas dactilares, el 30% usando coincidencia de patrones, el 19% usando VPN personal, el 13% usando identificación de voz, el  14% usando autenticación de dos factores y 16% usando reconocimiento facial. Sin embargo, los consumidores que adoptaron estas tecnologías a menudo todavía practican un uso despreocupado de las contraseñas y fueron víctimas del cibercrimen. 

Los consumidores expresan confianza, pero son más propensos a los ataques, ya que protegen los dispositivos más nuevos y más dispositivos. El 42% de las víctimas de ciberdelincuencia en México posee un dispositivo inteligente para transmitir contenido, en comparación con aproximadamente 37% de las personas que no son víctimas. El 10% envían un dispositivo doméstico conectado.

A pesar de haber experimentado un delito cibernético el año pasado, 19% de las víctimas en México usaron la misma contraseña en línea en diferentes cuentas y el 70% compartió sus contraseñas para al menos un dispositivo o cuenta con otras personas, anulando los esfuerzos de seguridad. En comparación, solo el 14% de las no víctimas de delitos cibernéticos vuelven a usar las contraseñas y el 44% comparte sus contraseñas con los demás. Además, el 40% escribe sus contraseñas en un papel y tiene casi el doble de probabilidades de usar contraseñas diferentes y guardar su contraseña en un archivo en su computadora / teléfono inteligente que las personas que no son víctimas.

Disminuye el límite entre el delito cibernético y la 'vida real'

El 83% de los consumidores de mexicanos cree que el delito cibernético debe tratarse como un acto criminal. Sin embargo, cuando se presiona, surgen contradicciones. Casi uno de cada cuatro cree que robar información en línea no fue tan malo como robar propiedades en la 'vida real'. Cuando se presentan ejemplos de cibercrimen, el 45% de los consumidores cree que a veces es aceptable comportarse en línea moralmente cuestionable en ciertas instancias, como leer los correos electrónicos de alguien (25%), usar un correo electrónico falso o el correo de otra persona para identificarse en línea (21%) e incluso acceder a las cuentas financieras de alguien sin su permiso (12%).

A pesar de los ciberataques del 2017, los consumidores en general continúan confiando en las instituciones que administran sus datos e información personal. Sin embargo, los consumidores mexicanos no confían tanto en algunas instituciones y organizaciones.