La cuarta revolución industrial

Editorial. Marzo de 2018
 

Por: Ricardo González

Estamos viviendo sin anuncios de por medio lo que se le ha denominado la “Cuarta Revolución Industrial” que no es otra cosa que un nuevo nivel de convergencia en las tecnologías actuales en desarrollo y basados casi en su totalidad en la interconexión de los datos y dispositivos (Internet de las Cosas), pasando desde los artículos de uso personal como relojes y teléfonos a cuestiones macro como la robótica en todas sus vertientes, la inteligencia artificial y las ciudades inteligentes. Los avances sin duda son enormes y conllevan un nuevo nivel de entendimiento digital de las generaciones actuales, mismas que por otra parte seguimos estancados en la misma problemática de corrupción, acceso a la educación, vivienda digna y desarrollo en si como individuos. La tecnología alcanza ritmos insuperables en la historia mientras el desarrollo de las sociedades no lo sigue o por lo menos no en la misma dimensión. Estos ingredientes ponen en la mesa la mezcla perfecta de una nueva economía cimentada no sólo en el dinero electrónico o las cripto monedas, sino en modelos éticos de desarrollo económico e incluso de intercambio de bienes y servicios entre personas, empresas y organizaciones; al final del día los esquemas actuales de moneda son para solventar necesidades y/o acumular riqueza. No estamos preparados para los cambios de una revolución industrial, por lo menos debiéramos empezar a pensarlo.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor…