Aunque tengas miedo, aplica para el trabajo que deseas y da el salto profesional

23/03/18
 

¿Recientemente, cuando ni siquiera estabas buscando, viste una excelente oportunidad de trabajo que realmente ha despertado tu interés? Una que te hizo preguntarte: '¿Realmente estoy satisfecho en mi trabajo actual?' Mientras más lees la descripción del puesto, más te emociona. Entonces, guardaste las especificaciones y actualizaste tu CV. Es posible que incluso hayas escrito una carta de presentación. Pero algo te impidió presionar el botón de “enviar” para la aplicación. ¿Por qué?

A veces, la perspectiva de cambiar de trabajo es aterradora, especialmente si un nuevo rol ni siquiera estaba en tu radar. Pensaste que eras feliz en tu trabajo actual, y no estabas mentalmente preparado para hacer un movimiento profesional. Como tal, el miedo a lo desconocido, la limitación de las creencias y los escenarios de 'qué pasaría si ...' han comenzado a correr por tu mente, y ahora te están impidiendo dar ese salto de fe.

Entonces, ¿cómo puedes sentir miedo y postularte para ese trabajo de todos modos? Hays México, consultora en reclutamiento especializado, te brinda estos consejos:

Miedo 1: Tus habilidades y experiencia no son 100% compatibles: ¿Sientes que no eres 'lo suficientemente bueno' para el trabajo? Y si es así, ¿por qué? ¿Crees que no te ajustas al 100% con los criterios establecidos en la especificación del trabajo? Porque si es así, pregúntate si realmente deseas cambiar a un trabajo que podrías hacer con los ojos cerrados. ¿No preferirías asumir un puesto que te desafiara y te capacitara? Estos son los trabajos que pueden impulsarte a donde deseas llegar en tu viaje profesional.

Sí, puede haber habilidades que son absolutamente esenciales para el puesto, y no hay escapatoria. Sin embargo, los empleadores suelen ser flexibles cuando un candidato carece de un criterio 'deseado' en lugar de 'requerido'. Además, si puedes enfatizar en tu currículum que tienes las habilidades suaves necesarias para aprender nuevos conceptos rápidamente, esto te ayudará en tu aplicación. Recuerda dar ejemplos de esto en la práctica también, por ejemplo, cuando empezaste en tu último trabajo y no sabías cómo usar las plataformas de programación de redes sociales, te capacitaste mediante un seminario web y ahora eres un profesional.

Miedo 2: Eres un extraño en la industria: ¿Es esta industria nueva para ti? Tal vez la descripción del trabajo contenía alguna jerga de la industria que no entendiste, lo que aumenta tu preocupación. Recuerda que todos tienen que comenzar en algún lado, incluso los expertos de la industria más reconocidos probablemente se sintieron así en su momento. Además, el cambio de industrias es, un gran movimiento profesional. ¿De qué otra manera ampliarás tu experiencia profesional y adaptabilidad? Además, ¿cómo vas a descubrir lo que realmente te apasiona?

Miedo 3: Te preocupa que tu competencia sea mejor que tú: Por alguna razón, asumes que los otros solicitantes están mucho más calificados y que no tienes ninguna posibilidad. Bueno, ¿por qué no asumes lo mejor? Tal vez, de las solicitudes recibidas, el tuyo será uno de los pocos CV con calidad.

Es clave proyectar una percepción más positiva de ti mismo. Si tienes dudas al momento de presentar una solicitud, recuerda todo lo que has logrado en tu carrera. Escribe todo lo que tienes para ofrecer. También recomendamos identificar las palabras clave utilizadas para describir al candidato ideal en la descripción del trabajo, e incluirlas en tu CV.

Miedo 4: Te asusta el cambio: Dado que esta oportunidad surgió de la nada, la repentina perspectiva de salir de tu zona de confort puede ser abrumadora, por no mencionar desalentadora. Probablemente estés recordando el cambio que involucra moverte de compañía; diferentes colegas, tareas desconocidas, etc. Y, de repente, quedarte con lo que sabes, parece mucho más seguro y sensato.

En primer lugar, lo seguro no siempre es mejor, y si quieres avanzar en tu carrera, necesitarás dar un salto de fe de vez en cuando. En segundo lugar, ¡no te adelantes! Por el momento, solo estás aplicando para un trabajo. Da un paso a la vez, pero se audaz y valiente cada vez que avances en el proceso de solicitud.

Miedo 5: No es el momento adecuado: Nunca lo es. ¿Por qué crees que el momento es incorrecto o…es solo una excusa? Si crees que el momento no es oportuno porque estás a punto de obtener un ascenso, aumento salarial u oportunidad de capacitación, entonces es importante darte cuenta de que todos estos factores se pueden negociar con tu posible nuevo empleador durante las etapas posteriores del proceso de entrevista.

¿O es que sientes que tu compañía te necesita en este momento, y abandonar el barco sería desleal? Tal vez estás a medio camino de un proyecto importante que tu jefe necesita que completes. De cualquier manera, es natural sentirse culpable por irse en este momento. Pero piénsalo: ¿cómo reaccionaría tu jefe si encontraras la oportunidad de trabajo perfecta? Si están enfocados en sus propios objetivos profesionales, como todos deberíamos estar, entonces probablemente no lo pensarían dos veces antes de apostar, no hay nada que perder. Además, recuerda que tu período de aviso existe por una razón, para que tu trabajo pueda ser entregado sin complicaciones. No hay nada para sentirte culpable. Cuando se trata de la progresión de tu carrera, primero debes anteponer tus propias necesidades, incluso si te sientes egoísta.

Miedo 6: Es demasiado bueno para ser cierto: Muchos de nosotros vivimos de acuerdo con la frase: 'parece demasiado bueno para ser verdad'. Si bien esto puede evitar que nos timen cuando compramos un automóvil nuevo o nos inscribimos a un gimnasio, esta mentalidad es esencialmente inútil al solicitar un nuevo trabajo. Después de todo, no te costará dinero aplicar, tan solo una hora de tu tiempo rellenando una solicitud de empleo. No tienes nada que perder.

El hecho de que la vacante de empleo haya atrapado tu atención a pesar de que no estabas buscando, demuestra que es una buena oportunidad. Así que continúa, siente el miedo ¡y postúlate para ese trabajo nuevo!

Artículo de colaboración

Autor: Hays