¿Cómo reaccionas, qué te sucede?

02/05/18
 

Con esta cuestión indagamos en la tercera pregunta de nuestros pasados dos reportajes, empezando a advertir la causa y el efecto interior. Te das cuenta de que, cuando crees en el pensamiento, experimentas una sensación incómoda, una perturbación cuya intensidad puede variar desde un tenue malestar hasta el miedo o inclusive el pánico. Dado que quizá desde la primera pregunta hayas comprendido que el pensamiento no es verdadero para ti, estas contemplando el poder de la mentira. Tu naturaleza es verdadera, y cuando te opones a ella, no te sientes tú mismo. La tensión nunca es tan natural como la paz.

Experimentemos el poder de esta pregunta. Si mi pensamiento es: “Ellos me ganaron”. Estoy en una competencia, parada en el mostrador leyendo los resultados, veo que he entrado en octavo lugar. ¿Cómo reacciono cuando veo mi nombre en el octavo lugar, qué me sucede? Me causa tristeza y desasosiego, elaboro estás imágenes mentales donde me veo como siempre pierdo, cuantas veces alguien más me ha ganado desde el colegio hasta mis amigas con los chicos más guapos, como mis compañeros de trabajo ganan más proyectos que yo. Para demostrar que ese pensamiento es verdad, me voy volando a un mundo que no existe. Aquí me encuentro, parada en el mostrador y viviendo mentalmente en las imágenes de un pasado ilusorio (no indagado). Me convertí en un personaje de las páginas del mito del sufrimiento: la heroína que sufre, atrapada en este mundo que ha sido injusto. ¿Qué más sucede en mi interior? siento asfixia, mi cuerpo está totalmente tenso, los hombros echados para delante, me encorvo. A ellos los trato con envidia y desprecio, quiero desaparecer, me alejo. Mi diálogo interno es ver que no soy suficientemente buena, no me esforcé, seré una segundona toda mi vida. Puedes advertir todos los efectos que tiene en mí pensar “Ellos me ganaron”.

Responderla por mí misma, me permite observar y comprender la causa y efecto de este pensamiento. Resulta importante comprender que la indagación consiste en advertir el pensamiento y no en renunciar a él. Es comprender lo que es verdad para mí. ¿Qué aporta a mi vida este pensamiento: paz o estrés? ¿Funciono con más eficacia y lucidez y soy más afectuosa cuando estoy estresada o cuando estoy libre de estrés?. Cualquier tipo de estrés resulta poco eficaz.

El poder de la indagación es comprender mis pensamientos con detenimiento para que ellos me abandonen a mí, y no al revés; y puede aportar una transformación radical de mi conciencia. Es una manera de educar a mi mente a ver más allá de lo evidente y comprender mis pensamientos con un mayor entendimiento y poner fin a mi sufrimiento.

¿Qué deseas para ti? Erradicar y aplicar la fuerza de voluntad para eliminar tus pensamientos o buscar la libertad, el gozo y el amor en tu vida.

“O bien te apegas a tus pensamientos o bien indagas en ellos. No hay otra opción” Byron Katie.

Artículo de colaboración:

Autor: Alicia Segreste. Performance Coach. Mail: hola@aliciasegreste.com

*Referencia. Amar lo que Es, Byron Katie