¿Quién serías sin ese pensamiento?

18/05/18
 

¿Recuerdas dónde nos quedamos la última vez? parada en el mostrador en esta competencia leyendo los resultados, y la lista indica que entré en octavo lugar, y mi pensamiento era “Ellos me ganaron”. Continuando con nuestra indagación y entrando a nuestra última pregunta ¿quién sería sin ese pensamiento?

Esta es una pregunta muy poderosa. Para muchas personas, la vida sin su historia es literalmente inimaginable. No tienen ninguna referencia. Por esa razón, una respuesta común a ésta pregunta es: “No lo sé”. Otras responden diciendo: “Sería libre”, “Tendría paz” o “Estaría lo bastante más lúcido para comprender la situación y actuar con eficacia”. Sin nuestras historias no sólo somos capaces de actuar con eficacia y sin miedo, sino que también nos convertimos en un amigo que sabe escuchar. Somos personas que viven felizmente su vida. La apreciación y la gratitud se han convertido para nosotros en algo tan natural como respirar. La felicidad es el estado natural de alguien que sabe que no hay nada qué saber y que ya tiene todo lo que necesita aquí y ahora.

Qué te parece si contestamos esta pregunta: ¿quién serías sin el pensamiento “Ellos me ganaron”? Ahora cierra los ojos durante uno o dos minutos, respira profundamente e imagina quién serías si no fueses capaz de tener ese pensamiento. Para esta pregunta es deseable tomarnos el tiempo que necesitemos, permitirnos ver y sentir sin el pensamiento. Inclusive podríamos hacer una lista de lo que podría hacer en mi vida sin ese pensamiento. Y al hacerlo ¿te hace sentir esto más amable y bondadoso en tu interior?

Estando ahí, siento mis pies y respiro profundamente. Puedo revisar con calma cuál ha sido mi desempeño en la última carrera y qué cosas puedo mejorar. Me acerco a ellos y les pregunto cómo lo han hecho. Mi actitud es totalmente abierta y dispuesta a escuchar con detenimiento. Siento cómo mi cuerpo vuelve a latir y estoy deseosa de ir por la segunda carrera.

Y si deseo ir más profundo, inclusive me puedo preguntar ¿cómo viviría mi vida sin ese pensamiento? Puedo ver que me muevo con más libertad, no hay tensión, la acción me lleva a ser más dinámica, puedo estudiar, consultar y entrenarme con más eficacia y eficiencia. Esto sí que es un salto cuántico en mi vida.

Sólo el proceso de indagación es quien me permite ver la realidad tal cual es y subirme a ella con mayor naturalidad. Es educar a nuestra mente a atestiguar lo que cree y lo que sí es posible sin nuestra historia.

¿Estás listo para descubrir a esa persona con la que siempre has soñado?

Artículo de colaboración

Autor: Alicia Segreste. Performance Coach. Mail: hola@aliciasegreste.com

Referencia. Amar lo que Es, Byron Katie