El futuro del IoT y los automóviles conectados

El Internet de las Cosas (IoT) es una herramienta usada para mejorar nuestras vidas y los servicios, evitar el impacto medioambiental y aumentar nuestra seguridad. 20/06/18
 

Por: Reseller / Agencias

Las inmensas posibilidades del IoT transforman el mundo a diario, muchas empresas que anteriormente ofrecían sistemas de hardware han adoptado servicios de nube, la salud y la aviación han tomado la robótica para ejercer ciertas operaciones, y la industria automotriz ha incorporado este tipo de tecnología en todos sus procesos, desde la fabricación hasta la conectividad con el entorno.

En el transporte, el Internet de las cosas ha contemplado la modernización de los sistemas de navegación y GPS integrados en los vehículos, la ruta a seguir según las condiciones climáticas, los estados del tráfico y de las carreteras, los posibles accidentes, las gasolineras cercanas o los puntos de reparación, hasta la conexión mediante los smartphones y otros avances similares. Sin embargo, son pocas las industrias que abarcan estas soluciones integrales de transporte y comunicación bajo una misma marca.

Hyundai Motors ha llevado el IoT a su fabricación, tiene como objetivo crear una experiencia de vida, que llegue a todas las personas sin distinción, desafiando estándares de diseño, patrones y límites, ofreciendo una calidad que no busca satisfacer sólo a pocos sino ser amado por muchos. Esta filosofía la ha convertido en una marca de vanguardia con tecnología de punta, que avanza hacia el auto del futuro ofreciendo conectividad y movilidad. Estos vehículos han simplificado sus procesos de fabricación a través del IoT y han reducido el impacto ambiental a través de sus automóviles híbridos, vehículos eléctricos y vehículos con pila de combustible.

Al presentar vehículos que incorporen los dispositivos que permitan solucionar tareas del trabajo y del hogar sin tener que invertir mucho esfuerzo, se acerca cada día más al automóvil inteligente que se sincronizará perfectamente con las ciudades del futuro, donde no habrá la necesidad de conducir, se mitigarán los factores de riesgo en las vías e incluso permitirá mayor movilidad en todos los niveles generacionales.

Esta sinergia de diseño y calidad, tanto en el sector automotriz como en el sector tecnológico, apunta hacia una solución unificada de movilidad y comunicación, otorgándole a sus usuarios el confort y el futuro en un solo lugar.