Trabaja para mi equipo

23/08/18
 

Hemos escuchado muchas veces que tenemos que trabajar en equipo. Sin duda, nuestra naturaleza es de ser seres sociales con lo cual nos viene bien hacerlo. Los beneficios que nos trae son enormes: hacemos más fácil nuestro trabajo, encontramos diferentes puntos de vista y sumamos habilidades para lograr los grandes avances que contamos en este mundo.

En esta ocasión te quiero compartir si es absolutamente cierto para ti, y me refiero a cómo me presento ante mi equipo de trabajo, incluye todo: nuestra familia, nuestros amigos y nuestra organización. Soy una persona que disfruta mucho de trabajar en equipo y he tenido la fortuna de estar en equipos de trabajo extraordinarios.

Este verano asistí a un Summer Camp donde lo que nos unía era el deseo inmenso de hacer nuestro Trabajo. Sabrás que los primeros días somos inmensamente felices, amables, nos presentamos con nuestras mejores credenciales y con una mente abierta para lograr y disfrutar nuestros objetivos personales y los del Summer Camp.

Conforme los días fueron pasando me di cuenta que éste trabajo en equipo en ocasiones no era sumar los talentos de otros, sino imponer mi opinión de como se hace las cosas. Nuestra mente es maravillosa, en tris desea que el mundo sea como nosotros pensamos que es mejor. Te has dado cuenta, cuantas veces en tu vida quieres que se haga lo que tú quieres, que pertenezcan a TU equipo, porque seguro tú eres más listo, más sabio o simplemente porque tú lo mandas. Cuantas veces quieres imponer tu estilo, que se hagan las cosas a tu manera, o simplemente dirigir el show como tú lo quieres.

Esto voltea tu mundo al revés, te genera estrés, rabia, enojo y frustración; además que es sumamente desgastaste tanto física como emocionalmente. La normal es que nadie te hace caso, ya que te presentas como el dictador o el gran manipulador para que las cosas se hagan a tu modo. En este sentido no estás aprendiendo nada, y lo que seguro si te estás ganando es una gastritis, migraña y hasta insomnio.

Te aseguro que hay un mundo de diferencia cuando quieres hacer equipo, que tener tu equipo. La invitación es que hagas primero equipo contigo, si quieres regir el mundo, rige tu mundo interior. Se requieren muchas habilidades para ello, y la aventura de hacer equipo contigo es extraordinaria; ya que desarrollas grandes habilidades que te permiten ser más amable, comprensivo, mejor comunicador y gentil. En lo que respecta a mí te puedo contar que, al darme cuenta de querer tener mi propio equipo, modifiqué mi acercamiento hacia este maravilloso equipo y la pasé fenomenal.

Recibí y di mi retroalimentación libre de miedo, sin tratar de imponer mi opinión. Aprendí muchas formas de hacer las cosas e inclusive mi propio trabajo se realizó sin esfuerzo y cuento con personas asombrosas y sabias a mi alrededor.

¿A qué equipo quieres pertenecer?

Artículo de colaboración

Autor: Alicia Segreste. Performance Coach. Mail: hola@aliciasegreste.com