Tecnología, el activo que suma al sector educativo

Actualmente, el panorama de la educación, en cualquiera de sus niveles, es completamente distinto a cómo se veía en décadas pasadas. De tal forma que hoy las instituciones educativas no sólo deben ofrecer educación de calidad que las mantenga a la vanguardia pedagógica, sino también poseer una propuesta lo suficientemente atractiva para una nueva generación de estudiantes ávida de información a través de medios electrónicos y plataformas informativas. 31/01/18
 

Por: Reseller / Cyntia Martínez

Esta nueva generación de millennials y centennials poseen un arraigo tecnológico inherente al ser nacidos y formados en plena era del Internet; perfil que obliga a las instituciones educativas a buscar nuevos métodos de aprendizaje, más allá de lo convencional, de no querer caer no sólo en lo tedioso sino en la obsolescencia.

Panorama que se convierte en una oportunidad para las instituciones educativas al ofrecer la oportunidad de evolucionar y dar inicio a una nueva era de enseñanza más inclusiva, colaborativa, versátil y eficaz siendo la tecnología su principal aliado. Asimismo, dicha oportunidad también toca al canal de distribución de TI, quien tiene la posibilidad de mostrar sus habilidades para convertirse en el consultor y aliado tecnológico de las instituciones educativas.

De acuerdo con información revelada por Casio, 85% de los responsables de las áreas de TI en colegios e instituciones académicas reconocen la importancia de la tecnología en la competencia entre universidades; 74% afirma que, con colegiaturas cada vez más elevadas, los estudiantes también son más exigentes. Para los líderes de TI, en educación superior es crucial invertir en equipos que cumplan con las expectativas tanto de profesores como de alumnos e impulsen al máximo las capacidades, habilidades y creatividad de los estudiantes.

Asimismo, el informe reveló que 63% de los líderes de TI creen que las clases presenciales aún forman una parte crucial de la experiencia de aprendizaje para los alumnos. Por otra parte, el 49% opina que el no invertir en la tecnología apropiada tiene un efecto negativo en el involucramiento tanto del estudiante como del maestro.

“El sector educativo ha ido incorporando tecnología pues se han dado cuenta de que son herramientas sumamente valiosas en el proceso enseñanza-aprendizaje. Sin embargo, deberán contar con la consultoría y asesoría adecuada que les permita saber qué tecnologías y equipos satisfarán sus necesidades y el canal es el encargado de hacerlo”, añadió la directora de la división de proyectores en Casio México, Claudia Romo.

EL ABC en números

- Se predice que el mercado mundial de la tecnología para educación crecerá 17% por año alcanzando los $250 billones de dólares para el año 2020, siendo los principales impulsores la demanda de estudiantes por innovación tecnológica y los desafíos de seguridad.

- Actualmente, los estudiantes pasan más de 140 horas a la semana con sus dispositivos tecnológicos y cerca del 72% conectan por lo menos dos dispositivos a la red del campus al mismo tiempo. Además, alrededor del 40% de los estudiantes de educación superior les gustaría usar tecnologías móviles más frecuentemente que las que hoy utilizan.

- El 83% de los estudiantes universitarios concuerdan en que las tabletas transformarán la manera de aprender en el futuro

- El 63% de las instituciones de educación superior busca opciones en la nube al considerar nuevas inversiones.

- Desde 2005, instituciones de educación superior han sido víctimas de intrusiones con casi 13 millones de registros comprometidos representando $246 dólares el costo global promedio por registro educativo perdido.

- Las instituciones de educación superior buscarán soluciones que: reduzcan la complejidad de la seguridad, ahorren recursos de TI y presupuesto, pasen rigurosas pruebas de terceros.

- En 2017, la seguridad de la información fue el principal problema en las instituciones de educación superior.

Enciclopedia como punto de partida

La adopción de muchas de las tecnologías que hoy son una realidad, por lo menos en las escuelas del sector privado, tienen raíz a partir del proyecto Enciclopedia. Programa que surgió en 2004, con el objetivo de equipar tecnológicamente a las primarias públicas del país con una computadora que integrara la Enciclopedia Encarta, así como un pizarrón electrónico y una impresora, siendo un fracaso rotundo como resultado de irregularidades en su instauración, operación y administración, pues incluso escuelas sin energía eléctrica fueron dotadas de estos dispositivos.

En 2010, durante el gobierno de Felipe Calderón, dicho programa fue transformado en Habilidades Digitales para Todos (HDT), el cual, al igual que el anterior, tenía como base una computadora en todos los salones del país; ahora dotándolas de Internet para crear un “Aula temática” con materiales digitales. No obstante, como resultado de la falta de presupuesto aprobado para el ambicioso proyecto, no fue posible equipar a todas las escuelas del país haciéndose evidente el hecho de no poder beneficiar a todos los niños mexicanos.

Posteriormente, con el regreso del PRI a la presidencia del país, el programa HDT fue eliminado y el presidente Enrique Peña Nieto dotó a cada niño de 5º y 6º de primaria con una laptop. Sin embargo, el programa MiCompu.Mx tampoco alcanzó la totalidad de alumnos en el país y más tarde cambió la entrega de computadoras por tabletas a través del programa @prende.mx, contemplando únicamente a niños de 5º año de primaria.

En este sentido, si bien, todos estos programas no han beneficiado en su totalidad al sector educativo en México, sirvieron de parteaguas para dar a conocer los beneficios que ofrecen las herramientas tecnológicas y digitales.

“A lo largo del tiempo se ha convertido en un tema común tener distintos dispositivos electrónicos con plataformas y contenidos para acompañar el proceso enseñanza- aprendizaje, lo que no excluye a ningún nivel educativo ni sector. A medida que pase el tiempo, cada vez será más recurrente, no sólo el uso de tecnología en cada aula educativa, sino también incorporar tecnologías eco-sustentables a los espacios educativos teniendo que ver con tecnologías de nueva generación adicional a la responsabilidad social que esto conlleva”, manifestó Romo.

Soluciones audiovisuales, una necesidad básica

En la opinión del director de Planeación y Mercadotecnia en BenQ México, Fernando Álvarez, desde hace dos años la industria de tecnología experimentó un estancamiento en la inversión por parte del sector educativo como resultado del ajuste presupuestal así como el cambio de sexenio. Invirtiendo así las escuelas en algunos proyectos, principalmente en equipos de entrada.

Ahondó en que por lo regular, las escuelas de educación superior son quienes invierten en las tecnologías más avanzadas. Sin embargo, poco a poco más escuelas, incluso kínder, están invirtiendo en este tipo de soluciones. “Es cuestión de que las escuelas las conozcan, puedan ofrecer una educación más interactiva y avanzada a los alumnos y hacer una inversión más interesante”.

Compartió que las instituciones educativas, cuando van a hacer una inversión tecnológica contemplan factores como el tamaño de la institución educativa, el nivel de innovación tecnológica o nivel educativo que está buscando en un futuro cercano y el presupuesto asignado.

En este sentido, las instituciones buscan marcas reconocidas en el mercado, productos de calidad, que tengan un precio competitivo, facilidad de uso, bajo TCO, además de algunas funciones específicas, de acuerdo a sus necesidades concretas como flexibilidad en la conexión y en algunos casos, conexión inalámbrica.

Aseveró que hoy las soluciones audiovisuales ya no compiten con otras soluciones a la hora de dividir el presupuesto de TI, pues a diferencia de años atrás, hoy se sabe la relevancia de estos equipos en el aula de clases, por lo que ya no es opcional su compra, ya que las escuelas proyectan presentaciones en Power Point, se conectan a internet, entre otras acciones.

“El tema no es si es necesario o no el tema audiovisual sino qué tanto están dispuestos a invertir para que estos equipos audiovisuales sean realmente buenas y productivas para los alumnos”.

Comentó que el canal que comercializa este tipo de soluciones deberá tener experiencia en TI, en instalación y redes pues debe saber cómo montar el equipo, qué tipo de iluminación tiene el lugar y con base en esto ofrecer la solución, etc.

“Debe tener experiencia y estar actualizado en las nuevas tecnologías, además de tener buenas relaciones con las marcas. Asimismo, es recomendable que en alguna parte de la negociación con el cliente se acerque a la marca para que haga el acompañamiento y cierren de manera más fácil el proyecto”.

No obstante, la inversión de tecnologías por parte del sector educativo va más allá de únicamente proyectores y pizarrones interactivos. Desde la óptica del director general en Computerland, Gustavo Campa, integrador de soluciones de TI con especialización en Educación, hoy existen proyectos como Laboratorios de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), Laboratorios de mecatrónica, sistemas de aprendizaje en línea y otras herramientas que ayudan al aprendizaje del estudiante, en las que también están invirtiendo.

“El principal reto al que nos enfrentamos los integradores es la capacidad económica en el sector privado y la inversión por parte del Gobierno, en el sector público. Afortunadamente, Jalisco es uno de los estados que más invierte en el sector educativo”.

Seguridad y disponibilidad, el reto de la infraestructura escolar

La protección de la red también es un factor que las instituciones deben tener en cuenta, sobre todo a raíz del boom de los dispositivos móviles, así como de los servicios en la nube y el Internet de las Cosas pues alumnos y profesores conectan cada vez más smartphones, tabletas, laptops y wearables a la red escolar para mejorar su aprendizaje fuera del aula, al tiempo que mejoran su experiencia en la instalaciones escolares esperando encontrar disponibilidad pero también seguridad para su información.

Panorama que ha abierto el aumento de actividad cibercriminal dirigida a instituciones educativas. En este sentido, cualquier información que sea intercambiada en el interior de la institución, desde datos personales de los estudiantes hasta información de un centro de investigación deberá ser protegida para resguardar la reputación de la institución.

De acuerdo con investigaciones de Fortinet, las escuelas se han convertido en objetos de alto valor para los ciberdelincuentes debido al tipo de datos que almacenan, la cual no sólo es sobre información sobre el alumnado pues también recopila datos sensibles de salud, finanzas e identificación personal, del personal docente, personal administrativo, entre otros.

De hecho, estudios realizados por el fabricante especializado en seguridad revela que desde 2005, las instituciones de educación superior han sido víctima de 539 intrusiones conocidas que dieron como resultado unos 13 millones de registros comprometidos. Asimismo, estas instituciones también corren el riesgo de ser blanco de ciberataques como resultado de la propiedad intelectual de las investigaciones que se generan en su interior.

El director general en Fortinet México, Eduardo Zamora, explicó que tanto colegios como universidades son por lo general entornos altamente colaborativos al requerir acceso a diversos recursos y publicaciones en línea para realizar investigaciones, así como aplicaciones y soluciones de software para registrar, presentar y compartir sus hallazgos. Además, dependiendo de la escuela o departamento, las prioridades para acceder a diferentes aplicaciones y recursos pueden variar drásticamente.

“Las entidades educativas tienen redes inalámbricas muy complejas para abastecer a todo el alumnado y profesorado. En este sentido, sin importar el nivel educativo, las instituciones deben protegerse y dar prioridades de acuerdo a las necesidades de los alumnos”.

En complemento, el director para la vertical de Educación en Fortinet México, Luis Lagunas, explicó que las amenazas que se presentan en la industria están evolucionando tan rápido que el estudiante muchas ocasiones sabe más que la persona a la que se contrata y a veces sin saberlo, algunas aplicaciones o programas que descargan pueden tener virus y tirar el ancho de banda. “Escenario que resulta complejo pues no se puede cerrar la red, ya que seguramente los alumnos se quejarían al estar pagando un servicio, están pagando por una educación de calidad la cual hoy ya no solo se da en el salón de clases”.

La recomendación Fortinet

- Además de apoyar las necesidades académicas, los equipos de TI de las instituciones de educación superior deben construir una red inalámbrica (WLAN) capaz de conectar los dispositivos que los estudiantes utilizan durante su vida diaria universitaria como computadoras, televisores inteligentes, impresoras inalámbricas, dispositivos móviles, entre otros.

- Construir una red inalámbrica que tenga el ancho de banda y las capacidades para manejar grandes cantidades de tráfico y diferentes prioridades. Infraestructura WLAN que debe ofrecer fuerte conectividad con mínimas restricciones y tiempo de inactividad, al tiempo que proteja a los usuarios y a los datos de las amenazas actuales en evolución.

- Actualmente, las arquitecturas de acceso seguro permiten abordar los desafíos de conectividad que afecten a las instituciones de educación superior como cobertura, confiabilidad y la capacidad de dar acceso a una gran cantidad de dispositivos personales, al tiempo que incorpora ciberseguridad avanzada.

En la experiencia del CIO de la Universidad Anáhuac de México, José Valdéz, actualmente del gasto total de TI en el sector escolar, alrededor del 8 al 10% se destina a temas de seguridad. Lo cual, aunque hoy existe más conciencia y algunas legislaciones lo exigen, como la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares (LFPDPPP), sigue siendo un porcentaje muy bajo. Sin embargo, prospecta que en los próximos dos años dicho porcentaje podría incrementar en un 15% en la medida que se conozcan más las soluciones, se difundan las garantías, los beneficios de un entorno operativo eficiente, y en general cómo ayudan a mejorar el ambiente en la institución.

“Hoy existen temas como Cloud y la Transformación digital que involucra incrementar la seguridad. Antes parecía que todo estaba dentro de la escuela y había que protegerlo de todo lo exterior; hoy, como resultado de las aplicaciones y colaboración en la Nube, los alumnos trabajan desde afuera hacia adentro, por lo que se deben considerar entornos de seguridad más complejos”, concluyó.