El Síndrome de la rana hervida. ¡Salta!

16/10/2018
 

Si quisieras cocinar una rana, ¿cómo lo harías? Si la pusieras en una cazuela con agua caliente, saltaría fuera y desaparecería de tu vista antes de que te dieras cuenta.

Sin embargo, existe una forma mucho más retorcida. Consiste en poner una cazuela con agua tibia, un entorno cómodo para la rana, y poco a poco ir elevando la temperatura del agua (a fuego muy lento) para que la rana no se percate de la subida de temperatura… hasta que ésta acaba hervida.

En tu vida, que situación, persona o cosa te está subiendo la temperatura hasta hervirte. Generalmente, ponemos una serie de razonamientos por los cuales es imposible cambiar esa situación y nos quedamos sufriendo la situación hasta morirnos o reventar. Ahora ya sabes porque se le llama el síndrome del burnout.

Llevarnos hasta ese extremo además de quedarnos fritos físicamente, afecta nuestra autoestima, seguridad en nosotros mismos, confianza y ganas de vivir.

¿Qué necesitas para saltar?

Si te es posible escribir estos pasos te ayudará mucho más a identificar justo eso, qué necesitas para saltar antes de reventar. Y la intención de esto es encontrar una opción diferente, ya nos sabemos las mil razones por las cuales no lo has podido hacer y probablemente la única opción que ha venido a tu mente es hacer la guerra. Te aseguro que no es necesario, sólo sigue estos pasos.

Identifica la situación. Realiza un proceso concienzudo de que hay de esa persona, situación o cosa que te tiene atrapado, imposibilitado para actuar. De las miles de veces que ha pasado identifica una sola o si solo pasó una vez no importa. Congela esa imagen y vela muy bien, detállala. Como si fueras un director de cine, pon a los personajes, la escenografía, los diálogos. Respira profundamente mientras vas creando esta imagen. Conste que te pido que sólo sea una imagen, no te salgas de ahí. Te estoy viendo. Y ve cuál es el momento cumbre, sí aquel donde te dicen o señalan algo, o inclusive puede ser que solo sea mirar esa cosa para saber que ahí es donde nos aprietan el botón (el agua empieza a hervir). ¿Ya la tienes?

Emoción. Ahora con mucha quietud identifica que emoción te produce: miedo, frustración, enojo, ira, impotencia, depresión, herido, confusión, crítico. Y nuevamente respira, identifica con serenidad esa emoción.

¿Por qué?. Ya tenemos la situación e inclusive tenemos el momento preciso donde nos aprietan el botón que es lo que nos produce esa emoción. ¿Qué es lo que hace esta persona, situación o cosa que nos saca de nuestras casillas? Nos lleva al límite. Escribe una frase sencilla, como: “Ella no me escucha”, “Él no me pone atención a lo que digo”, “Mi familia me critica”, “El gobierno es totalmente corrupto”, “Ese cliente es un farsante”. Una vez que ya tengas tu frase, lista todas las razones por las cuales no has actuado, deja que tu mano escriba libremente. Y vuelve a respirar. Ahora a un lado de cada razón que has escrito, describe ¿cómo podrías hacerlo de otra manera?

Esto toma tiempo y creatividad. Es hacer el ejercicio de prueba y error, la perseverancia te puede llevar a otra forma de actuar y es un regalo para cambiar tu vida. No sólo en esta situación, sino en otras situaciones en tu vida.

Te comparto mi ejemplo:

Frase: Ella no me escucha

¿Por qué no he actuado?

¿Cómo podría hacerlo de otra forma?

Lo he intentado todo y no ha pasado nada

Le escribiré una carta (ensayar)

Nunca va a cambiar

Soltaría en ese momento la idea de que actúe como yo quiero en mi mente y observaría con detenimiento que está haciendo realmente.

Sabes la última razón de “nunca va a cambiar” puede ser un hecho irrefutable, de que en verdad nunca va a cambiar. Y lo que sí puedo cambiar soy yo, si con esta persona no puedes llevar a cabo el ¿cómo? Practica en otras situaciones/personas en tu vida. Este ejercicio te dará confianza para enfrentar la situación que te pone de cabeza.

No seas una rana hervida, ¡Salta a una vida más plena!

Ref. BeFullness.com “El síndrome de la rana hervida”.

Artículo de colaboración:

Por: Alicia Segreste. Performance Coach. Mail: hola@aliciasegreste.com