23 de Marzo del 2019

Industria 4.0: la nueva revolución industrial del siglo XXI

Entre los siglos 18 y 19 el panorama económico mundial estuvo marcado por una revolución industrial que vivió una transformación en cuanto al desarrollo de maquinaria con la capacidad de producir a gran escala. Más de 200 años después, presenciamos una era inédita, influenciada por las tecnologías informáticas y la digitalización. 14/01/2019
 

Por: Reseller / Agencias

La cuarta revolución industrial o también llamada Industria 4.0-, es un parteaguas en los procesos de fabricación y no está determinada por el nacimiento de un invento como tal, sino por la convergencia de elementos como la infraestructura, softwares ya existentes, automatización, el auge del internet de las cosas y de la nube.

“Es un temor común creer que la tecnología suplantará la obra de mano humana; lo cierto es que se trata de una gran oportunidad para mejorar aspectos como la reducción del impacto medioambiental, bajar los costos de mano de obra, la producción será más rápida y de mayor calidad dando a las empresas mayor competitividad”, comentó Óscar Valero, director de Ventas Senior en América Latina de Manhattan Associates.

Recordemos que las tres primeras tuvieron que ver con la evolución de las máquinas, la electricidad y la informática, que es la más reciente, y que sin ellas no podríamos hablar de todos los beneficios que hoy brinda la Industria 4.0; la cual no es una continuación de la anterior, sino que se espera que gracias a los avances tecnológicos, su alcance y el impacto en los mercados sean cada vez más veloces y con mayor permeabilidad en las industrias a nivel global.

“La Industria 4.0 hace frente a los procesos de manufactura con un enfoque más flexible que se logra por medio de la digitalización de los procesos, el big data y la capacidad de analizar la información para conocer las necesidades particulares de cada sector. Hay menos desperdicio de recursos y se involucra más a los consumidores”, agregó Óscar Valero

En consecuencia, las fábricas se entienden como unidades inteligentes que reúnen las características para crear en masa pero en una forma mucho más eficiente, y brindan información valiosa para los sectores involucrados. Por otro lado, las organizaciones se vuelven más receptivas, con la capacidad de predecir tendencias y áreas de oportunidad para brindar un mejor servicio.

La cuarta revolución industrial se volverá cada vez más popular ya que no se necesitan implementar todas las tecnologías para sacar el mayor provecho de la producción, sino que se pueden usar las que se consideren realmente importantes para optimizar las operaciones, lo que dará un mayor impulso a los mercados internacionales.