26 de Agosto del 2019

Por qué las mujeres deberían de considerar una carrera en energía

05/06/2019
 

Al crecer en una pequeña granja, existía una mentalidad de “todos manos a la obra”, en la que nosotros mismos hacíamos todo. Heredé una mentalidad de ingeniería al observar cómo se separaban, reparaban y reensamblaban las cosas. Cuanto más investigaba su funcionamiento interno, más me enganchaba. Trabajando en la universidad y en posgrado, obtuve títulos de ingeniería antes de decidir por dónde llevar mi carrera. 

Consideré el sector de energía, pero dije “no, gracias”. Duros estereotipos y pensamientos anticuados me mantuvieron alejada, así como a muchas mujeres. Ser una de las pocas ingenieras en ese momento era suficientemente desafiante. Comencé como ingeniera de procesos antes de continuar en operaciones globales. Pero años más tarde aquí estoy, trabajando para Schneider Electric, en el cruce de la gestión de la energía y el Internet de las Cosas (IoT). Entonces, ¿qué ha cambiado? Demasiado, en realidad. 

Una industria modernizadora 
Las corporaciones se han vuelto más diversas e inclusivas. El cliente final no es el hombre ingeniero que fue alguna vez; ahora es una mujer la directora ejecutiva o gerente de sostenibilidad. Su perspectiva cambia los resultados del negocio y completa las discusiones de manera poderosa. Hace una diferencia en nuestra orientación para los clientes y empleados y ofrece una visión completa de los problemas que enfrentan. Al alentar el progreso en Schneider Electric, podemos informar ahora que el 42 por ciento de nuestros miembros  son mujeres, el 21 por ciento del liderazgo global es femenino y más del 40 por ciento de las nuevas contrataciones, son mujeres. 
Las grandes corporaciones han incorporado políticas que resultan más atractivas para las mujeres profesionales. En el mismo punto en que muchas empresas están identificando talentos clave, muchas mujeres están tomando decisiones familiares. Compañías progresistas como la nuestra empujan la ventaja con la igualdad salarial y políticas de permiso familiar para ayudar a las mujeres a manejar sus vidas únicas. 

Más allá de estos cambios, es simplemente un momento emocionante para estar en este sector. Las empresas industriales se están convirtiendo en empresas tecnológicas. Estamos luchando contra el cambio climático a través de habilitar soluciones integrales que utilizan IoT. Ayudamos para que los edificios sean más eficientes y seguros en cuanto a energía, y los pueblos remotos sean más resistentes. Pero incluso con este cambio positivo, sólo el 20 por ciento de la fuerza laboral de energía es femenina. Es el segundo sector menos diverso del país. 

Rompiendo mitos 

Cuando pienso en por qué podría ser esto, vuelvo a las cosas que me hicieron decir “no” a un trabajo de energía en un principio. También existe una idea errónea de que el sector es para los tipos de ciencia. Conozco a muchas mujeres en el campo que tienen éxito sin tener títulos de ingeniería. Son profesionales de marketing, tecnologías de la información, recursos humanos, vendedores, creativos y mucho más. No hay un camino fijo en el campo de energía. Pensamos demasiado en cómo se ve una persona calificada, cuando lo más importante es: su gran instinto, su ética sólida, su orientación al cliente y su agilidad. 

Se necesita de todo tipo para impulsar la industria hacia adelante. Pero aún más convincente es la oportunidad de trabajar para una compañía orientada a un propósito que se alinea con sus creencias. Como muchos, siempre sentí el deseo de hacer una diferencia en el mundo. No sabía lo importante que era para mí hasta que me introduje en el sector. Schneider Electric cree en el acceso a la energía como un derecho humano básico, al igual que yo. Mi función es ayudar a conectar a los dos mil millones de personas que no tienen acceso al nivel apropiado de energía, cambiar vidas. Esto me motiva todos los días. 

Todavía hay trabajo por hacer aquí, pero se ha logrado un progreso real. No es el sector industrial pesado que alguna vez fue. Las mujeres son necesarias para impulsar la transformación hacia un futuro más sostenible. Las corporaciones están escuchando y las políticas están cambiando. Como la digitalización abre nuevas puertas, es un buen momento para que las mujeres consideren las carreras relacionadas con energía. 

Artículo de colaboración:
Annette Clayton, presidente de Schneider Electric Norteamérica