Wearable tech, en el preludio de su apogeo

Cientos de asistentes a la feria de electrónica de consumo International CES 2014 caminan por los pasillos del Centro de Convenciones de Las Vegas usando las gafas inteligentes de Google. Actúan con naturalidad. 09/01/14
 

La escena es el preludio del apogeo que la tecnología en accesorios y prendas de vestir (wearable tech) está por vivir.

Luego de que empresas como Google, Nike, Pebble, Samsung o Sony comenzaran a pavimentar el camino de esta tecnología, este año cerca de 200 desarrolladores apuestan a este sector con gafas, relojes, pulseras o audífonos con sensores y conectividad con otros gadgets e Internet.

Muchos de ellos -relojes, pulseras o audífonos- conjuntan la medición de signos vitales y el acondicionamiento físico al entregar a los usuarios información que los hace conscientes sobre los resultados de su actividad física: el ritmo cardíaco, los pasos caminados, los kilómetros recorridos.

Basta ver los desarrollos que empresas como iHealth que en su línea para productos enfocados al bienestar y la salud -medidores de presión sanguínea, básculas o reguladores de la alimentación- integró una pulsera medidora de actividad y del sueño, o los auriculares de Performtek que miden signos vitales o las calorías quemadas.

Aunque el brazalete de Salt Lake City, Jaybird, fue más allá al integrar un sistema de analítica que es capaz de aprender los hábitos de los usuarios al momento de ejercitarse. Al cruzar los datos de los signos vitales, este gadget, que saldrá a la venta en mayo, determinará por ejemplo la calidad de los ciclos de sueño, qué tan preparado está el cuerpo para realizar alguna actividad física e incluso dar seguimiento a entrenamientos para competencias como un maratón. La información es almacenada en la nube y puede visualizarse desde un dispositivo móvil.

La idea de tener un dispositivo de comunicación en la muñeca también fue retomada con relojes Android de empresas como Burg, o Pebble, compañía pionera en estos desarrollos que en el CES presentó una línea estilizada que integra materiales metálicos y un sentido de la moda. Estos relojes se conectan a los teléfonos inteligentes para leer mensajes, recibir notificaciones o incluso navegar en la web y redes sociales.

Hay quienes apostaron a la conjunción de las comunicaciones y el deporte. Razer Nabu es uno de los desarrollos que además de medir la actividad deportiva, también se conecta al teléfono inteligente basado en Android para recibir notificaciones, leer mensajes y correos electrónicos.

LG, rival por excelencia de Samsung en el mercado de las pantallas, también busca competirle con tecnología vestible con una pulsera que integra la medición de actividad física y signos vitales con la conectividad en el smartphone.

Y los rivales de las afamadas gafas inteligentes de Google salieron a la luz. En el espacio diseñado para la moda, los laboratorios Vergeance mostraron sus lentes Epiphany Eyewear.

Su cámara en alta definición, la integración con redes sociales y el consumo y creación de contenido multimedia las hace más que un gadget para early adopters. Son más cercanos a la idea de unos lentes de marcas como RayBan, Gucci o Armani pero con inteligencia.

Estos gadgets sin duda han dado de que hablar y su trascendencia será aún mayor. James Farley Jr., vicepresidente global de Marketing, Ventas y Servicio para Ford Motor Company confiesa que ya están pensando en cómo integrar esta tecnología a los productos de la industria automotriz así como en las campañas de mercadotecnia para ganarse la lealtad de los usuarios.

Y la misma Carolyn Everson, vicepresidenta global de Mercadotecnia y Soluciones de Facebook, reconoció durante el CES 2014 que esta tecnología todavía está en etapas muy tempranas, pero esto apenas está por despegar.

Información del periódico El Economista