No siempre fue un deporte “amistoso”…

15/05/14
 

Por: Reseller / C. Bravo

Con orígenes en siglo III a.C en China, el deporte del balompié fue evolucionando hasta lo que conocemos hoy en día, siendo resultado de la adición de prácticas y formas que desde entonces y en diferentes latitudes han encontrado para esta disciplina.

Algunos relatos cuentan que los griegos y los romanos utilizaban el futbol como deporte para entrenar a sus guerreros para la batalla y que en América Central y Sudamérica existía un deporte muy parecido llamado Tlatchi. Que en Egipto durante el siglo III a. C se jugaba a un juego de pelota como parte del rito de la fertilidad, parecido al balonmano y que en la Grecia clásica Homero hizo alusión a un juego de pelota llamado esfaira o esferomagia.

Pero por Gran Bretaña, el futbol no se utilizaba como entrenamiento de soldados, muchos menos formaba parte de un rito de fertilidad, ahí, el futbol era la guerra.

Las actuales normas del fútbol fueron creadas en el siglo XIX con la idea de estandarizar las diversas variantes de fútbol que se jugaban en las escuelas públicas de Inglaterra. Pues al principio el fútbol en Gran Bretaña se caracterizaba por tener pocas reglas y ser extremadamente violento. Pero en escena esta por aparecer Richard Mulcaster, pionero de la pedagogía crítica que por aquellos ayeres fungía como director de Merchant Taylor’s School, en Londres, la escuela más grande de su época. Con los antecedentes de su especialidad y su posición aprovecho para llevar a la escuela nuevas prácticas deportivas como elemento de importancia educativa en la escuela. De hecho, fue el primero en formar un equipo de fútbol y fue él quien dio nombre a este deporte, también quien eliminó la “violencia” como parte del juego y quien contribuyo en gran medida para que se estandarizaran las normas y variantes que existían hasta ese momento de la práctica del futbol.

La competición de fútbol más antigua del mundo es la FA Cup inglesa fundada por C.W. Alcock en 1872 y para 1928, el Congreso de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, ubicado en Amsterdam, decide organizar un campeonato con todas las naciones afiliadas, el Mundial. El primer Mundial se jugó en Uruguay en 1930. El país anfitrión fue el primero en ganar este campeonato.