22 de Noviembre del 2019

Recibir retroalimentación

21/02/2019
 

Hace algunos días me dieron la siguiente retroalimentación: “Confiaste en ti, y esperaste a que la respuesta surgiera”. Al escuchar esto, observé como inmediatamente lo que me decían no coincidía con mi experiencia. Mi cuerpo se erizo y sentí esta necesidad imperante de explicar y justificar cual había sido mi experiencia. Estaba extremadamente nerviosa y deseaba terminar la reunión lo más pronto posible.

Te invito a que podamos revisar cuales son los pensamientos que experimento con resistencia, me defiendo o los rechazo al recibir la retroalimentación.

Te comparto mi lista de pensamientos de rechazo que surgieron cuando escuché esta retroalimentación.

· Para nada confiaba en mí, es más nunca confío en mí.

· Estaba más preocupada porque saliera perfecto, en lugar de hacerlo bien.

· Veo como estaba presionada a ser un excelente ejecutivo.

· Eso no es importante, sólo estaba haciendo mi trabajo.

· Sólo quieres ser amable conmigo y estás tratando de impresionarme.

· Oh! No puedo creer que alguien me vea así, te agradezco el comentario y no te creo.

Y esto puedo encontrarlo muchas veces en mi vida, es mi patrón de vida que me acompaña como una sombra. Esta sombra está tan arraigada que hasta se parece a mí y es cuando repetimos nuestros patrones, y nos paralizan y causan estrés o nos hieren. De ¿qué me sirve esto? Pues hasta el momento de nada, no me dan nada ni me llevan a nada.

Indagar sobre esto, me ha permitido encontrarme y conducirme de otra manera. Lo que he encontrado ha sido mayor paz, creatividad y alegría.

Antes de cuestionar esto, ahora hagamos una lista donde por un solo instante asumamos que es cierto y verdadero acerca de mí. Y te pido que sólo asumas o imagines que es correcto, no necesariamente tienes que aceptarlo.

Que tendría que estar pensando y creyendo para asumir que es verdad que: Confíe en mí, y esperé que la respuesta surgiera. Aquí mi lista:

· Soy capaz de responder.

· Puedo tomarme el tiempo para encontrar la respuesta.

· Sé hacer esto y sé cómo hacerlo.

· Tengo el conocimiento y puedo hacerlo.

· Amo hacer esto y lo disfruto.

En mi experiencia esto suena más verdadero que la automatización de mi sombra. Recibir retroalimentación para mí significa estar abierta a escuchar y meditar en ello con la simple pregunta: ¿es verdad?

“La realidad siempre es más amable que las historias que contamos sobre ella”, Byron Katie.

Artículo de colaboración:

Alicia Segreste. Performance Coach. Mail: hola@aliciasegreste.com

Referencia. Amar lo que Es. Byron Katie.