13 de Noviembre del 2019

Inteligencia Artificial: Repensando la Evolución Humana

El informe de NEORIS analiza el impacto que la IA está teniendo sobre la humanidad y cómo se fusionan, también describe los retos de cómo está sustituyendo las labores rutinarias, y qué preocupaciones éticas plantea por la inclusión de la IA. 17/06/2019
 

Por:  Reseller/ Agencias

NEORIS presentó su informe “Inteligencia Artificial: Repensando la Evolución Humana” que recoge las últimas tendencias en Inteligencia Artificial (IA) y presenta predicciones sobre la tecnología que ha revolucionado las diferentes áreas y sectores de la sociedad hasta el 2019.

Desde la creación de la IA en 1956, como “la máquina que podría pensar', la sociedad y las empresas han seguido evolucionando y cambiando sustancialmente gracias a esta tecnología. Sus mecanismos cognitivos han transformado la manera en la que interactúan las personas y las organizaciones, y han transformado significativamente los negocios y las capacidades humanas.

“Para el año 2040, la evolución de la humanidad sufrirá un cambio radical desencadenado por la IA, dónde el futuro de ésta será menos artificial y más inteligente. La Inteligencia Artificial alcanzará inevitablemente el nivel de inteligencia humana o causará la paridad entre los seres humanos. Más allá de todo esto, el impacto de la IA será más notable, durante las próximas décadas y en la mayoría de las industrias, en la forma en que las empresas hacen negocios”, declara Anthony DeLima, Jefe de Transformación Digital y Director Financiero de NEORIS.

El articulo concluye que la Inteligencia Artificial ha convertido a sectores tan tradicionales como el de manufactura en un modelo de negocio interactivo que permite a los clientes participar activamente en el diseño, la ingeniería y la elaboración de productos.

Por otro lado, las redes de telecomunicaciones se benefician de soluciones de IA que aprenden a tomar decisiones en escenarios complejos a través de acciones determinadas para enriquecer la experiencia del cliente.