12 de Diciembre del 2019

La importancia de los datos y su buen uso en el negocio

La huella digital que dejan los clientes, abre una gran oportunidad para las empresas. Pero de los métodos de extracción e interpretación, y de las prácticas de cuidado que se adopten depende el éxito de la tarea. 02/10/2019
 


Por: Reseller / Agencias

Cada vez que una persona ingresa a Internet está abriendo la puerta a su información personal. Identidad y edad, formación y ocupación, región en la que vive, gustos y costumbres, amistades y contactos son solo algunos de los datos que conforman su huella digital. Por un lado, ofrece a las empresas la posibilidad de conocer mejor a sus clientes actuales o potenciales, así como también la posibilidad de armar propuestas de productos o servicios a su medida. Por el otro, los usuarios se beneficiande una oferta más acorde a lo que necesitan.

Donde hay valor, hay oportunidad

“Para las empresas, los datos son su mayor activo estratégico”, señaló Stella Tornabene, consultora de Liveware. “Invierten en servicios y en tecnologías para obtenerlos, almacenarlos, asegurar su fiabilidad, analizarlos y utilizarlos”, agregó. Para eso, las compañías deben definir previamente cómo gestionar los datos para explotar su máximo potencial. Y esto implica tanto métodos de extracción, como prácticas de cuidado para minimizar los resultados negativos y riesgos para sus objetivos y los de sus clientes.

Además, para una correcta interpretación y posterior utilización de los datos, hay que tener en cuenta sus limitaciones, variabilidad y contexto.

Si bien, resulta conveniente hacer uso del actual desarrollo tecnológico para explotar este activo. “Estamos en un momento clave, sustentado por las iniciativas de Transformación Digital, y el uso creciente de tecnologías y dispositivos con capacidades inteligentes para aprovechar esa información”, manifiesta.

Tecnologías para sacarle punta a los datos

Big Data e Inteligencia Artificial son dos de las tecnologías claves para ayudar en la toma de decisiones por parte de los diferentes niveles de una organización. “A través de máquinas de aprendizaje, modelos de aprendizaje profundo y/o reforzado, una compañía puede gestionar su operatoria a partir de trabajar de una manera proactiva, o sea, capaz de predecir un resultado frente a un escenario dado”, explicó Alejandro Bianchi, Presidente de Liveware. Por ejemplo, ante la pérdida de clientes, estas herramientas pueden entender el comportamiento que pueden adoptar frente a un producto determinado, así como también simular el humor ante un cambio de tarifas.

De esta manera ayuda a perfilar una gama de productos y/o servicios más adecuada a sus expectativas. “Si a estas tecnologías les sumamos IoT, (Internet of Things), podemos ofrecer productos innovadores en función del uso que el cliente hace del mismo. Por su parte, Cloud Computing es la base de la transformación digital, porque la Nube permite escalar el negocio a un relativo bajo costo, planificar el crecimiento a partir de un modelo on demand, y muchas otras ventajas frente a los modelos de infraestructura tradicionales”, describió.

Las tecnologías mencionadas colaboran en la toma de decisiones y en el conocimiento de los clientes y del mercado en el que se mueve la empresa, de manera de poder hacer planes más precisos, orientar la oferta a la demanda real de los potenciales clientes y acelerar los tiempos para generar nuevos productos y servicios.

En este sentido, expertos consideran que contar con una arquitectura tecnológica que permita desacoplar los datos de los aplicativos legados para disponer de una “única versión de la verdad” es fundamental para que Big Data y Analytics den resultados consistentes. Por otro lado, generar una cultura de integración organizacional que elimine el síndrome de silo es otro factor crítico de éxito, lo que sumado a la necesidad de nuevas prácticas de Ingeniería para el desarrollo/adquisición de aplicaciones, tales como Visión Arquitectural y DevOps crean un marco de trabajo esencial para lograr la transformación digital del área en el que se desempeñe la empresa.