La cultura de la austeridad

Editorial. Noviembre de 2015
 

Por: Ricardo González

En el momento que el sistema de globalización tocó tierras mexicanas sucedió que cada vez somos más afectados por aspectos de otras latitudes, hoy ya no se trata exclusivamente de espejear los topes o éxitos de la economía estadounidense, se han sumado a la ecuación afectaciones por guerras o guerrillas en el oriente, la economía europea, la inestabilidad sudamericana, fenómenos metereológicos, etc. Mientras tanto continúan y quizá se intensifican los hechos locales como la corrupción, delincuencia y un sistema de educación básica que ni siquiera llega a ser básica. Estamos expuestos a mucho más que antes, sin embargo el empresariado mayoritario de nuestro país, es decir, las pymes, no hemos logrado construir una cultura proactiva de austeridad y optimización de recursos, seguimos actuando en nuestros negocios como si las variables no existieran y las planeaciones semestrales de hace años siguieran siendo efectivas en estos tiempos. Hoy las expectativas se mueven diariamente, se ha vuelto completamente imperativo el hacer más con menos, ser más efectivos en menor tiempo, regresar a la esencia. A todos nos llena la pupila el poder regresar el tiempo en algunas ocasiones, hoy tenemos esa oportunidad y necesidad. Regresar a la esencia y actuar con menos recursos, apegarnos a los principios básicos de vida pero con la enorme ventaja de la experiencia ganada. Austeridad no significa gastar menos, austeridad es moderación y disciplina moral. Se lee fácil, cuesta muchísimo, pero los resultados serán sin duda superiores.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor…