Recuerdos de los tiempos buenos

Editorial. Febrero de 2016
 

Por: Ricardo González

Escribió Dante en su máxima obra “No hay mayor tristeza que recordar los tiempos buenos cuando se está en la miseria”. De este mismo modo es que como la mayor parte del empresariado se muestra ante la adversa situación que la economía global y la presión del dólar marcan de manera particular a la industria de las tecnologías de la información en México; ¿Sufriendo ante el recuerdo de un tiempo mejor? He aquí donde viene mi espíritu para escribir en esta ocasión.

No es que me sienta un maestro historiador o un experto en economía cual si fuera conductora de programa de televisión, pero hay algo que de cierto tengo y es el poder como pequeño empresario de vivir en carne propia los vaivenes de un negocio que más allá de las fuertes oleadas de problemas globales o regionales se afecta muchísimo más de cuestiones locales; locales al grado de llamarse incluso uno mismo. Actúa local y piensa global tiene hoy en día y por lo menos desde donde puedo ser partícipe, 36 años; es en México la mejor fórmula del éxito para los “changarros”, esas pequeñitas empresas que realmente son gigantes, gigantes siempre a punto de enfrentarse a un Goliath o un David de mayores dimensiones, pero en todo momento luchando y creciendo.

Nos vemos el próximo mes, justo ahí o en un lugar mejor…