IoT, la tecnología que da voz a las Cosas

Hasta hace algunos años, utilizábamos relojes, pulseras, tenis y cinturones simplemente para vestirnos. Asimismo, hacíamos uso de algunos objetos como refrigeradores, televisores o el auto para una función específica y sin mayores pretensiones. Hoy, como si las cosas hablaran, nos proporcionan información para mejorar nuestra calidad de vida, nos ayuda a conocer mejor nuestro entorno para controlarlo y hacernos más productivos, rentables y ofrecer un mejor servicio. 01/04/16
 

Por: Reseller/ Cyntia Martínez

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es una tendencia que ha ido haciendo cada vez más eco en la industria por el sinfín de aplicaciones que genera su uso para el mercado de consumo, empresas y gobierno.

El IoT ayuda a que objetos, desde un brazalete hasta un robot industrial, recopilen billones de datos por segundo, los cuales antes se tiraban a la basura. Ahora, el uso adecuado de la información y su co-relación puede ayudarnos sustancialmente pues gracias a esto, es posible conectar los sistemas de información con los de operación y producir conocimiento. Concepto que parecería ser totalmente innovador, pero que por el contrario tiene sus orígenes ya desde varias décadas atrás en el mercado industrial. ¿Recuerda el concepto Machine to Machine (M2M) en el que se realizan conexiones máquina a máquina para ayudar en los procesos de control y automatización? Este podría ser uno de los antecedentes más inmediatos de lo que hoy conocemos como IoT.

Domótica es otro concepto que surgió posteriormente. Aplicación doméstica que si bien no buscaba obtener información de los objetos, sí involucra la conexión entre éstos para mejorar la calidad de vida de las personas ofreciendo ahorro energético, fomentando la accesibilidad, seguridad y comunicaciones.

“El Internet de las cosas tiene como antecedentes la conexión entre elementos con conceptos como M2M y domótica, solo que ahora se conectan todas las verticales, convergiendo diferentes dispositivos que se unen en una misma hiper-red”, abundó el Gerente de Desarrollo de negocios en Comstor México, Jonathan Godínez.

Explicó que el IoT es la evolución natural del Internet la cual ha cambiado conforme a las necesidades del mercado. En una primera fase de explosión buscó la conexión punto a punto; en una segunda fase surgieron conceptos como el e-commerce. Después, en una tercera etapa, llegaron las experiencias inmersivas con el uso de las redes sociales y ahora, la conexión de todos los elementos que nos rodean.

En este sentido, el IoT busca la conectividad inteligente de los objetos, que van más allá de equipos de cómputo y de comunicaciones tradicionales, los cuales anteriormente se conectaban a Internet de manera asilada. Conexión que de acuerdo con estimaciones de Cisco, podrían alcanzar los 50,000 millones de objetos conectados para el año 2020, siete veces más que el tamaño de la población actual.

“Estamos hablando de un fenómeno que es 100 veces más grande que el internet móvil. La posibilidad de un mundo conectado empieza a hacerse una realidad con el Internet de las Cosas”, refirió el CMO y Director de Mercadotecnia, Innovación y Desarrollo de Negocios en ho1a Innovación, Roberto De la Mora.

México, avanzando

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnología de la Información en los Hogares 2015, realizada por INEGI, 62.4 millones de personas utilizan Internet en México. Cifra que si bien es un avance sustancial en el acceso de internet de banda ancha, aún estamos rezagados en comparación con países desarrollados como China, con 642 millones 261 mil 240 usuarios, Estados Unidos o India.

En lo que respecta a la inversión en IoT, México también presenta un rezago importante. Un reciente estudio realizado por IDC informó que en 2015 la inversión en IoT en el país alcanzó 1.9 mil millones de dólares en aplicaciones de consumo (hogar, cuidado de la salud, wearables, etc.), empresariales (manufactura y operación, operaciones multicanal, etc.) y gobierno (transporte público, smart cities, entre otras), colocándose muy por debajo de países como Estados Unidos y China cuyas inversiones fueron de 210 mil millones de dólares y 204 mil millones de dólares, respectivamente.

“Como país tenemos una gran oportunidad para reducir nuestro rezago en la adopción del Internet de las Cosas. Si bien comenzamos lentos en la década pasada, esta cuarta revolución industrial llegó para impulsar de manera vertiginosa la implementación de tecnologías que a largo plazo mejorarán nuestras vidas. Como un simple ejemplo, hoy una gran parte de nuestro consumo esta centralizado en un solo dispositivo digital; sin embargo, Cisco Systems espera que sean más de 10 mil millones de dispositivos conectados a internet móvil al finalizar este año”, detalló el Gerente de Canales de Process Automation en Schneider Electric México, Miguel Ángel Valdespino.

Desde la óptica del Director de Ingeniería Cisco México, Ramón Viñals, México está avanzando significativamente a raíz de las reformas estructurales, lo que permite habilitar la conectividad de ciudadanos y empresas de manera más fácil y accesible. “Estamos caminando rápidamente gracias a estas iniciativas pues se está generando una colaboración a nivel de cámaras, gobierno y empresas. El hecho de que México sea el cuatro país con más suscriptores de banda ancha móvil en el mundo, es un indicativo de que las cosas están avanzando”.

El experto de Cisco reconoció que para la gran cantidad de dispositivos que pronostican podrán conectarse en un mediano plazo, nadie está preparado, al requerir de todo un ecosistema que trabaje en la cantidad de cosas conectadas y la cantidad de información que se está generando, la cual también incrementará exponencialmente.

Ante este panorama, se deberá preparar una infraestructura robusta que permita tener el ancho de banda suficiente para soportar esa carga. Pero también, aseveró que los fabricantes pueden ayudar al desarrollo de tecnologías para que no todo dependa del ancho de banda.

“La industria y los consumidores son los principales demandantes de esta adopción, y el gobierno deberá de establecer reglas claras que faciliten el camino. Nuestro rezago es claro, pero no es imposible avanzar a grandes pasos si todos tenemos un objetivo común”, complementó Valdespino.

Las verticales más avanzadas

En lo que respecta a industria, el IoT es un tema que resulta cada vez más maduro. No obstante, existen algunas verticales en donde existe una mayor adopción, tal es el caso de Manufactura (procesos de fabricación, mayor conectividad y monitoreo de lo que ocurre en la planta, control de stock), Transporte (seguridad ciudadana, logística), Retail (información de los consumidores para desarrollar marketing dirigido), Electricidad, Oil& Gas y Minería.

“Las redes han existido desde hace muchos años; sin embrago, hoy están cambiando protocolos propietarios a estándares. Por lo que las industrias están recibiendo estos proyectos al permitirles ser más productivos”, declaró Godínez.

A manera de ejemplo, citó el caso de Cisco que integró un proyecto de IoT en Black & Decker Reynosa, Tamaulipas, logrando el incremento del 20% en su productividad, pasando del 75% al 96% en la línea donde realizaron la implementación.

Alta integración como valor del mayorista

En un proyecto de IoT, cualquiera que sea su uso y aplicación, requiere de un alto índice de integración, pues no existe una sola marca en la industria que por sí sola pueda entregar un proyecto completo al requerir end points como sensores y luminarias; una capa de comunicación; y aplicativos y analíticos que puedan interpretar los datos generados.

Ante esto, el papel del mayorista que integra soluciones de IoT será brindar a los partners las soluciones completas, “con todas las piezas del rompecabezas”.

La especialización será fundamental en esta tarea. Por ello, Comstor cuenta con una unidad dedicada a este tipo de proyectos, en donde apoya a los partners con personal dedicado a desarrollar este mercado.

Godinez compartió que el interés de algunos mayoristas por adentrarse a este mercado está creciendo, desarrollando estrategias específicas y preparándose para este tema en un corto plazo. No obstante, la compañía a la que representa busca ir un paso adelante, analizando el mercado y creciendo la unidad a través de alianzas con partners tecnológicos. Abundó en que además de la especialización, existen temas como financiamiento y logística que son vitales en proyectos de IoT.

“El IoT está creciendo. En términos financieros, esta área del mayorista creció cerca del 230% el año pasado lo cual, pronosticamos, continuará en este ritmo. Por lo que requeriremos de más partners interesados en estos proyectos. Hoy trabajamos en evangelizar a los resellers y promover el concepto del Internet de las Cosas”.

Convergencia entre tecnologías de información y operación, la oportunidad del canal

De la misma manera que fabricantes y mayoristas deben optar por la integración de las soluciones, el canal también deberá poseer esta visión compartiendo los proyectos con otros resellers que posean expertise en diferentes rubros.

“Nadie va a poder hacer todo en el Internet de las Cosas, por lo que los canales deben poseer una visión de integración. Existe una gran oportunidad para los resellers al poder realizar consultoría por industria o por procesos específicos. Es un buen momento para entrar al mercado y tomar ventaja del futuro”, calificó el directivo de Cisco.

En conclusión, el IoT representa una gran oportunidad al crear convergencia entre tecnologías de información (redes, comunicaciones, cloud, cómputo, seguridad, etc.) y las tecnologías de operación (medición, control, automatización y monitoreo).

En este sentido, el canal deberá aprovechar sus conocimientos en redes para integrar los diferentes elementos que componen la solución, al tiempo que integrará el software que recopilará los datos para procesarlos y volverlos información útil.

En esta moción, el directivo de Ho1a precisó que en un inicio el Internet buscó conectar a las computadoras. Posteriormente, con el web 2.0 conectó a la gente. Hoy, con el internet de las Cosas, los jugadores de la industria deben expandir sus conocimientos a protocolos y sistemas de automatización, control y monitoreo para integrarlos con las TI y crear valor.

“Del mismo modo que vimos la convergencia entre voz, datos y video en una red sobre IP en internet y esto cambió la manera en la que trabajamos; ahora, el siguiente paso es la convergencia entre tecnologías de información y operación en redes IP, por lo que hay que prepararnos para ello”.

De esta manera, los canales más competitivos y que obtendrán mayores beneficios en el futuro serán quienes no sólo se preocupen por los márgenes, sino quienes obtengan más provecho de todo el ecosistema que conforma el IoT.

Consumidores cada vez más inteligentes

El estudio realizado por IDC, a petición de Qualcomm, reveló que en 2015 los consumidores finales invirtieron en IoT principalmente en dispositivos conectados en el hogar (223 millones de dólares), vehículos conectados (75 millones de dólares), cuidados de la salud (18 millones de dólares) y dispositivos wearables (22 millones de dólares).

Asimismo, la rápida adopción de Smart TV, consolas de videojuego e incluso, cámaras de seguridad conectadas a la red doméstica han impulsado las inversiones de IoT en el país. Dispositivos que requieren de infraestructura a nivel de red para explotar su uso y que aún no es la adecuada.

“Nuestra conciencia de la necesidad de conectarnos a internet es amplia. Si bien, aún estamos en los inicios de esta ola de wearables, la gente se está conectando y utilizando el IoT. Quizás, a nivel de consumo, los usuarios no son muy conscientes del concepto y sin saberlo están haciendo uso de ello pues ya no sólo es un tema de telefonía, sino también de aplicaciones por lo que van incorporando más y más dispositivos a su vida y adentrándose en el tema”, precisó el ejecutivo de Comstor.

Smart Cities

“La tecnología habilita el desarrollo social y económico en las ciudades, haciéndolas más atractivas, eficientes y vivibles. Una ciudad inteligente conecta el capital humano, el capital social y las estructuras tecnológicas para resolver problemas públicos, alcanzar desarrollos sustentables e incrementar la vida de los ciudadanos”: Roberto de la Mora, CMO y Director de Mercadotecnia, Innovación y Desarrollo de Negocios ho1a Innovación.

CFE, un caso de éxito en la implementación del IoT

Existen verticales en donde se trabaja sobre proyectos específicos en IoT. Uno de ellos es el de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que está implementando la medición inteligente del servicio. Antes, se realizaba a través de personas que visitaban los hogares para leer los medidores, sin embargo éste método estaba limitado por muchas aristas.

Hoy, con la implementación de un sistema inteligente basado en los fundamentos del IoT, la Comisión Federa puede saber en tiempo real cuánto consumen los usuarios, además de permitirle detectar los lugares en donde hay fugas de electricidad para corregirlo. Asimismo, trabaja en el desarrollo de un portal que informe a los usuarios, en tiempo real, su consumo energético.