Modelos predictivos para un “Buen Fin”

Las empresas más disruptivas han adoptado modelos que les permiten capturar datos de transacciones móviles, almacenarlos, filtrarlos y procesarlos para conocer las principales tendencias en demanda, en beneficio del consumidor final. Con el Buen Fin inicia la temporada más importante de ventas, lo que implica un desafío a la cadena de suministro. 18/11/16
 

Por: Reseller / Agencias

Inicia el “Buen Fin”, que implica una oportunidad para aquellas empresas que han optado por la transformación digital y el uso de soluciones para conocer la demanda de productos por parte de los consumidores, prácticamente en tiempo real, a través de modelos matemáticos predictivos para ejecutar grandes volúmenes de datos.

Tan sólo en términos de planeación, es posible mejorar la distribución de inventarios hasta brindar una hora exacta a los clientes de cuándo y dónde se entregarán los productos, ya que se puede monitorear los tiempos de proveedores y factores como el tránsito.

Al optar por la transformación digital del negocio de comercio minorista, las empresas tienen la oportunidad de detectar tendencias en la demanda, aumentar la eficiencia de la ejecución de la cadena de suministro, reducir niveles de inventario y optimizar la vida útil en anaquel de los productos.

“La capacidad de predecir el comportamiento de los consumidores va más allá de los datos almacenados en los dispositivos móviles o internet: es necesario analizar variables de mercado como información de precios de la competencia, promociones, tendencias del consumo por producto o inclusive factores naturales como el clima. Así, las empresas pueden planear como atender las necesidades de sus clientes y cumplir las promesas de entrega a las que se comprometen”, dijo Hugo Araujo, director de la industria de bienes de consumo y responsable de Custonomix, la herramienta de Predictive Analysis de GA.

Tan sólo en términos de planeación, es posible mejorar la distribución de inventarios hasta brindar una hora exacta a los clientes de cuándo y dónde se entregarán los productos, ya que se puede monitorear los tiempos de proveedores y factores como el tránsito.

Los retos del retail ante el Buen Fin

El principal reto del sector de comercio al detalle es la planificación de mercancías y surtido: soluciones para prevenir la demanda en los puntos de venta, administrar el nivel óptimo de inventario y definir el mejor surtido para cada tienda.

La captura, integración y análisis de datos de los usuarios permiten al sector detectar tendencias, corregir problemas en los productos, predecir su demanda; además de ofrecer información, promociones personalizadas y nuevos servicios en tiempo real.

La tecnología obsoleta o inadecuada tiene un impacto en la cadena de comercio al detalle, ya sea por no gestionar adecuadamente la demanda de productos o por fallos en la omnicanalidad, afectando las ganancias de las empresas y la experiencia del usuario final.