“Cruise AV”, el primer vehículo de producción sin volante ni pedales de General Motors

Los vehículos autónomos de GM tienen el potencial de reducir los accidentes de vehículos y salvar vidas, reducir las emisiones, el tráfico y ahorrar tiempo, además de hacer que el transporte sea más accesible para más personas. 17/01/18
 

Por: Reseller / Agencias

General Motors presentó una Petición de Seguridad ante el Departamento de Movilidad de Estados Unidos para la cuarta generación de Cruise AV, el primer vehículo de conducción autónoma construido para operar de manera segura por sí mismo; sin conductor, volante, pedales, ni controles manuales.

En el documento, se plasma la visión de un mundo con cero colisiones para salvar vidas, cero emisiones para dejar a las próximas generaciones un mejor planeta y cero congestionamientos que ayuden a los clientes a recuperar tiempo de calidad; además, recalca su misión por cumplir lo antes mencionado con la producción de vehículos eléctricos que sean autónomos y que cambien drásticamente el planeta.

El vehículo autónomo Cruise AV es el resultado de un desarrollo enfocado e incontables horas de pruebas y validaciones en el “mundo real”. Su estructura se basa en la del totalmente eléctrico Chevrolet Bolt EV, una plataforma diseñada como una puerta de entrada al futuro del transporte.

Cuenta con sistemas avanzados y sensores con la capacidad de ver el entorno en 360°, tanto de día como de noche. Además, está diseñado para identificar peatones o cualquier objeto que se cruce en su camino repentinamente y responder en consecuencia. Puede maniobrar a través de conos, ceder el paso a vehículos de emergencia y reaccionar para evitar colisiones.

Al integrar desde el inicio el sistema de conducción autónoma en el vehículo, y mediante una estrecha coordinación entre el hardware y los equipos de software, se evaluaron posibles modos de falla para todos los sistemas y se abordaron durante el desarrollo para garantizar un producto seguro y confiable.

¿Cómo funcionará?

Existen tres elementos clave para que el vehículo funcione: Percepción, Planeación y Control.

Percepción: ayuda a que el vehículo de conducción autónoma “vea” utilizando sensores que monitorean el entorno. Los sensores alimentan con información a la computadora que se combina con un mapa de datos de alta definición. Los objetos se detectan y se clasifican, la computadora los modela en tercera dimensión y puede predecir su movimiento, como en el caso de peatones u otros vehículos. Para que las funciones de Percepción operen, el vehículo tiene 5 LiDARs (sensores láser de alta precisión que detectan objetos fijos y en movimiento), 16 cámaras y 21 radares.

Planeación: Esta función determina el comportamiento que se desea del vehículo. Revisa las señales de tránsito, planea rutas para que el camino sea eficiente y lleva el vehículo sólo por las calles que tienen estas capacidades.

Control: Esta función implementa lo que la función de Planeación dicta, es la que pone en marcha o frena al vehículo.

Los clientes utilizarán una aplicación móvil para solicitar un viaje, al igual que hoy en día usan el servicio de viaje compartido. La única diferencia es que los clientes controlarán la experiencia. El clima personalizado y la configuración de la estación de radio se enviarán al vehículo antes de que accedan a su viaje. El vehículo llegará a la ubicación del cliente para recogerlo y transportarlo al destino deseado.

Dentro del vehículo, los pasajeros encontrarán tabletas con pantalla táctil para acceder a información de estado en tiempo real sobre el viaje. Las tabletas también recordarán a los pasajeros cerrar todas las puertas y abrocharse los cinturones de seguridad. Para comunicarse con el personal de soporte, los pasajeros tendrán la opción de presionar un botón y hacerlo, y habrá otro específicamente por si quieren terminar el viaje debido a una emergencia. El personal de soporte también puede iniciar contacto con los pasajeros del vehículo en ciertas circunstancias donde se necesite ayuda, o si un pasajero olvida un artículo en el vehículo después del viaje.

Existe un sistema de ciberseguridad que protege el funcionamiento del sistema de conducción autónoma y otros sistemas críticos del vehículo contra interferencias maliciosas.

Capacitación al consumidor

El vehículo está diseñado para tener una experiencia intuitiva en un servicio de movilidad compartida. La aplicación móvil, las pantallas táctiles en el vehículo y otras interfaces de usuario proporcionarán información útil y recordatorios de seguridad. Debido a que los vehículos ofrecerán un servicio de viaje compartido sin conductor, los consumidores no tendrán un rol en la operación del vehículo en sí.

La interfaz intuitiva, junto con la capacidad de hablar con el personal de soporte remoto, proporcionará toda la información que los clientes necesitan. Cuando se lance el servicio de viaje compartido, se publicará material que informe a los consumidores sobre qué esperar al usar el servicio. Esta información explicará cómo solicitar viajes, cómo identificar el vehículo autónomo asignado para el viaje solicitado, qué esperar durante el viaje y qué esperar cuando termine.

Los vehículos autónomos de GM tienen el potencial de reducir los accidentes de vehículos y salvar vidas, reducir las emisiones, el tráfico y ahorrar tiempo, además de hacer que el transporte sea más accesible para más personas, haciendo posible la visión de General Motors: un mundo con cero colisiones, cero emisiones y cero congestionamientos.