17 de Noviembre del 2019

¡Cambios, cambios, cambios!

17/06/2019
 

Recientemente tuve la dicha de pasar unos días con mi familia y me encontré que cada uno en su propio espacio necesitaba o quería cambiar.

Vi como afanosamente lo deseaban, lo buscaban y lo necesitaban. Y la realidad aplastante les enseño que no podrían. Se les atravesaron los compromisos, los pendientes que resolver, la atención a la familia, en fin la vida diaria nos arrastra sin más. Cuando menos lo esperamos ya ha pasado tiempo y ese cambio tan ansiado simplemente fue postergado.

A mí alrededor empezando por mi marido es de una sola frase, sólo hazlo y cambia. Y sin duda, hay personas que pueden hacer eso con mucha facilidad. Su tenacidad es a prueba de balas y no los para nadie.

Otros somos más lentos o simplemente estamos en la fase “no estoy listo”. Cuando estamos en esta fase, nos pueden etiquetar como resistentes, sin motivación, no estar listos para el cambio o poco cooperadores. Te quiero compartir que, en ocasiones, cuando queremos realizar un cambio no estamos lo suficientemente conscientes de esto y por ello podemos fracasar. Revisemos esta etapa de “no estoy listo”.

En la fase “no estoy listo” nos encontramos con:

“No sé cómo hacerlo”: Cualquier cambio nos lleva a nuevas situaciones y realmente no sabemos cómo hacerlo, y además no tenemos claro el beneficio o el costo del cambio.

Síntomas: parálisis, sentirse confundido, sentirse incapaz, perdido.

“Desmoralización”: Si tu historial ha sido el fracaso al intentar bajar de peso, en repetidas ocasiones, te sientes desmoralizado y con la incertidumbre de no tener las habilidades para lograrlo.

Síntomas: miedo al fracaso, sin poder, sin confianza en uno mismo.

“A la defensiva”: Este es muy interesante ya que lleva a negar o buscar “mejores” argumentos para no hacerlo.

Síntomas: furia, ira, justificación, ser ofensivo, atacar.

Si te encuentras en este momento realizando un cambio, te invito a que te identifiques si estás en alguno de estos estados de la fase “no estoy listo”. Sólo contémplalo, date cuenta y ve más adentro de porque no puedes avanzar.

“El único gran error que puedes cometer en el cambio es darte por vencido en tu habilidad para cambiar“, James O. Prochaska

Ref. “Changing to Thrive” de James O. Prochaska & Janice M. Prochaska.

Artículo de colaboración:
Alicia Segreste.
Performance Coach. Mail: hola@aliciasegreste.com